Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

No es una ilusión. (Nino)

Título: No es una ilusión.

Pairing: Nino / Arashi

~Himitsu – Ninomiya Kazunari~

Tipo: One-shot

Género: FanAi / Shoujo

 

 

Estaba tan cansada y me sentía tan mal que ni siquiera me di cuenta de que había comenzado a llover poco después de que saliera de la oficina del gerente general aquella tarde. Nuevamente me habían regañado por no mentirle a una clienta al no decirle que aquel vestido le sentaba de maravilla y que definitivamente debía comprarlo o se arrepentiría cuando llegara a casa. Como si semejantes estupideces pudieran salir de mi boca después de ver como se le desbordaban las lonjas con aquel vestido salmón haciéndola parecer una salchicha para hotdog. En definitiva no me hubiera perdonado si la hubiese dejado salir vestida así a la calle. Podía ser una maldita y una cínica, pero no podía serlo con esa pobre señora que sólo pretendía verse linda para ir a cenar con su marido. Para mi desgracia, nuevamente estaba cerca mi jefa de piso justo en el momento en que le aconsejaba a la mujer no comprar nada de la sección juvenil porque sinceramente no le quedaba. Y como la muy desgraciada ya la traía conmigo, en cuanto me vio conducirla amablemente a la sección de ropa para mujeres mayores, de inmediato carraspeó para llamar mi atención y con ese maldito gesto de su dedo que siempre solía hacer y que tanto me desagradaba, “discretamente” me pidió que la siguiera para reprenderme y llevarme a la oficina del gerente para reportarme, otra vez, por mi actitud. La verdad es que no me molestaba que me hiciera entrar en esa oficina, Sakurai-san estaba que se caía de bueno, así que cualquier oportunidad para tenerlo a menos de cinco metros era digna de ser tomada. Y lo que la excéntrica mujer que amaba estar sobre mí todo el día esperando a que cometiera el más mínimo fallo no sabía, es que el caballero sentado detrás del escritorio de cristal era el mejor amigo de mi mejor amigo, por lo que sinceramente dudaba que fuera a gritonearme o algo así y menos frente a ella. Pero hoy me dolía tanto la cabeza y me sentía tan mareada, que no quería ni escuchar que me “regañara” otra vez por no tener cuidado y dejar que Kaori-san siempre me atrapara con las manos en la masa.

-Segura que te sientes bien?, te ves un poco pálida…- Me preguntó cortésmente como solía ser siempre él cuando hablaba conmigo.

-Sí, creo que sólo iré a casa en cuanto terminé mi turno…-

-No te preocupes, mejor vete y descansa. Le diré a Kaori-san que te mandé a casa, siendo ella, seguramente pensara que lo hice como castigo. Sería mejor que fueras al doctor, no sería bueno que te enfermaras antes de la temporada de verano…- Me dolía admitirlo, pero él siempre me trataba como a una niña, sí, era lindo saber que se preocupaba por mí y que a menudo tuviera sus detalles conmigo, pero sabía perfectamente que sólo lo hacía como si fuera un hermano mayor cuidando de su pequeña hermana. A veces en verdad que era molesto. Pero aún cuando a menudo le tiraba sútilmente la onda, nunca me había hecho caso más allá de verme como la mejor amiga de su mejor amigo, que le caía bastante bien y con quien tenía muchas cosas en común. Nada más ni nada menos que eso. A veces me preguntaba si acaso era gay o tenía novia en el extranjero, porque nunca lo veía con ninguna chica en las fiestas, ni en las de la compañía ni en las de los amigos. Que desperdicio. En fin, eso era cosa suya.

-Tienes razón… Qué harías sin la empleada del mes, verdad?- Se rió abiertamente de mi comentario. A menudo recalcaba lo mucho que le gustaba mi sarcasmo, diciendo que me hacía parecer aún más interesante; aunque enseguida agregaba preocupado que le recordaba mucho a su otro mejor amigo, al que yo aún no conocía, y rogando porque no nos cayéramos ni muy bien ni muy mal el día que por fin nos conociéramos porque eso podría ser el fin del mundo conocido, la humanidad todavía no estaba preparada para alojar a dos Juns dentro de la misma habitación.

-No quieres que llame a Nino para que vaya a recogerte a la estación?-

-No… debe estar ocupado, no lo preocupemos con tonterías. Hoy era un día muy importante para él. Si todo salía bien, lo contratarían como compositor en esa agencia en la que tanto quería trabajar… Hasta el lunes…-

-De acuerdo. Descansa… Y de hecho, hasta mañana. Nos veremos en la fiesta de Nino, recuerdas?-

-Claro! Como lo iba a olvidar?! Si se la ha pasado toda la semana planeando el evento del siglo…- Nos despedimos entre risas por nuestro pequeño chiste local. Lo cierto es que Nino estaba tan entusiasmado con lo de su cumpleaños como yo por ir a tomar el té con Kaori-san y las de la oficina. Aunque en su caso, no tenía ni la más remota idea del por qué estaba tan apático.

-Oye, Lilith…-

-Dime?…-

-Pon cara de que te regañé… no quiero que Kaori-san esté rondándome el resto de la tarde por esa sonrisa tuya…-

-Ok! Bye-bye!- Cerré la puerta detrás de mí y caminé “molesta” por todo el pasillo en dirección al ascensor para bajar a los casilleros de las empleadas para ir por mis cosas.

(click para seguir leyendo)
Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: