Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Ahora y siempre (JunDa)

Título: Ahora y siempre.
Pairing: Taguchi & Ueda / KAT-TUN
~& forever – KAT-TUN~
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai
To: Hoshiko, que siempre me alimenta mis alucines JunDa con todo su RabuRabu por ese par de hermosos attunes ^^b
04/Nov/2011
.
..
¿Había acaso mayor felicidad en el mundo que ésta?…
¿Podía alguien ser tan afortunado en la vida como yo?….
.
Después de una cadena de experiencias desagradables que habían caído sobre mis monótonos días cual efecto domino, el destino me había deparado un cambio radical.
.
Porque jamás me hubiera imaginado que el bobo y despreocupado chico con el que siempre solía tontear aquí y allá para matar mi aburrimiento, se pudiera convertir en un Príncipe azul… bueno, en este caso naranja.
.
Su inocencia logró sacar de mi corazón toda la porquería que el Lobo Feroz y el Cachorrito Malvado se habían dado a la tarea de depositar dentro de mí durante los últimos años de mi vida haciendo que se envenenara mi alma poco a poco hasta convertirme en un cascarón hueco, una simple marioneta a la que todos manejaban a su antojo y que carecía completamente de voluntad propia… de vida.
.
Y cuando comenzaba firmemente a creer que así había sido siempre mi vida y que merecía todo el sufrimiento y las cosas malas que me pasaban, llegaron él y su forma de ser para llenar de luz y color el mundo sombrío en el que me había confinado para seguir esperando mi último aliento… porque llegado al punto en el que estaba, había perdido totalmente las ganas de vivir y no hacía otra cosa que dejarme morir con cada segundo que marcaban las manecillas del reloj.
.
Mi príncipe era capaz de hacerme recordar lo que era reír, cantar, soñar, desear. Su amor por mí era tan inmenso y sincero que incluso hizo querer seguir viviendo. Porque de pronto no quería nada mas que estar siempre a su lado, compartir cada momento de tristeza y de alegría con ese chico imperfecto que a cada minuto me parecía simplemente perfecto para mí. Las horas que no pasaba con él me parecían una dulce tortura que no hacía más que aumentar mi dicha al volverlo a tener cerca de mí. Fue hasta que pasó todo ese traumático episodio de nuestra vida, que me di cuenta de todo lo que siempre había hecho por mí, de todo lo que se preocupaba, de lo mucho que me amaba. Pero yo estaba tan ciego en ese entonces. Cegado por un adiós impronunciado que me había destrozado la existencia tras romperme en mil pedazos el corazón. Cegado por las dobles intenciones del consuelo que prometía hacerme olvidar el dolor que sentía. Cegado por la incertidumbre y el pasado. Cegado por los estúpidos sentimientos que se habían anidado de la noche a la mañana tan profundamente que se habían vuelto uno con mi alma.
.
¿Cómo pudo una simple sonrisa arrancarme de raíz la angustia y el temor?…
¿Por qué nunca fui capaz de ver que el amor verdadero estuvo siempre delante de mis narices?…
.
(Click para seguir leyendo)
Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: