Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para AkaNishi

Noche Eterna (OkeDa/RyoDa)

.
Título: Noche eterna
Saga: REQUIEM
Autor: Lilith 
Pairing: Ueda Tatsuya & Okura Tadayoshi / Nishikido Ryo & Akanishi Jin
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8 / JE’s
Tipo: One-shot
Género: Yaoi / Lemon / Violacion / Angustia / Vampiros / Shonen-Ai
N/A: Este shot se desarrolla después del fic “Entre mis brazos”
 .
 .
 .
“REQUIEM”
El canto para el descanso de las almas…
O al menos eso era lo que yo sabía…
Toda una vida de disfrutar de los cantos fúnebres compuestos por los grandes maestros de la música mientras bebía una copa de vino tinto contemplando la frialdad del exterior a través de la ventana estando al resguardo del mundo en la comodidad de mi ignorancia sentado en un sillón… toda una vida de vivir creyendo ciegamente una mentira…
Porque ahora sé… que el Réquiem no es sino el vals de la condenación que todos y cada uno de nosotros bailamos cada noche durante esta maldita Danza Macabra que llamamos vida… nuestra eterna no-vida…
 .
 .
Todo había comenzado aquella noche que terminé dormido entre sus brazos. Después de conocerlo, mi vida dejó de ser esa rutina aburrida dictaminada por las marionetas que bailaban a mi alrededor haciendo de ella un burdo espectáculo carente de encanto.
 .
Había sido mi primera vez. Había dejado de ser virgen a los 21 años… y contrario a lo que había pensado y deseado durante toda mi vida… aquella noche inolvidable había sido con un perfecto desconocido… y es que además de su nombre y de sus besos, yo no conocía nada de él. ¡Pero qué más daba! Había sido la mejor experiencia de mi vida y no me arrepentía de absolutamente nada. Y sí… Tal cual están pensando, fue otro chico quien volteó mi mundo de cabeza: Okura… Tadayoshi Okura… Aunque ni siquiera estaba seguro de que ese haya sido realmente su nombre porque… efectivamente, cuando desperté esa mañana, él ya se había ido… dejando tan sólo una nota sobre la almohada diciendo que volvería esa noche. ¡Ja! Sería bonito creer que así será, pero mi corazón hace mucho que dejó de hacerse ilusiones con respecto al amor a primera vista, así que estoy perfectamente consciente de que mi primera vez no fue sino una aventura de una noche en brazos del chico más guapo que había conocido en mis 21 años de vida. Nada más ni nada menos que eso. Y estaba bien con ello porque por primera vez en mucho tiempo, había sido realmente feliz… Libre.
 .
Eran alrededor de las dos de la tarde cuando me decidí a salir de la cama para tomar un baño y desayunar. ¡Dios! Me dolía cada célula de mi cuerpo como si hubiera corrido cien kilómetros y a pesar de que había dormido mucho más de lo que acostumbraba, seguía sintiéndome cansado y quería volver a la cama. Y así lo hice, porque cuando menos pensé me había quedado dormido en el sillón mientras veía la televisión, así que como pude, mejor me arrastré a mi cuarto y me volví a meter debajo de las cobijas. ¿Tan agotador era el sexo? No entendía como había personas que querían o podían hacerlo hasta tres veces al día… ¿Eran humanos?
 .
Ni siquiera me extrañó haber estado soñando con él. Ya me lo esperaba, después de todo lo que había pasado la noche anterior, no era para menos que hubiera dejado una fuerte impresión en mí.
 .
Lo que si no esperaba en absoluto, fue que me despertara el timbre y mucho menos verlo ahí afuera cuando abrí la puerta aún adormilado. Apenas alcanzaba a asimilar el hecho de que efectivamente era él quien estaba de pie frente a mí con esa hermosa sonrisa y no un espejismo producto de mi imaginación, cuando se lanzó sobre mí y comenzó a besarme. Pero no. No eran besos cargados de deseo sino besos tiernos un tanto plagados de desesperación… Como si hubiera pasado toda una vida desde la última vez que nos vimos.
-Okura-san?…- Me descolocó un poco su comportamiento y pese a que no me molestaba que estuviera abrazándome de ese modo, me preocupaba un poco el por qué lo hacía.
-Okura está bien… No es necesario que seas tan formal, Tatsuya…- Susurró en mi oído sin separarse de mi cuerpo. No podía resistirme a su forma tan apasionada y tierna de ser. Correspondí aquel abrazo como si fuera lo más natural del mundo. Estando entre sus brazos me sentía tan amado y protegido que no quería estar en un lugar que no fuera ese. -Te extrañé tanto…- Mis mejillas se tiñeron ligeramente de rubor.
-De verdad?… Pero si nos vimos hace unas horas…- No es que fuera un maldito desconfiado sin corazón, pero ya habían jugado tanto conmigo en su afán por poseer mi cuerpo, que me costaba creer que en verdad existía alguien capaz de amarme por quién era y no por cómo me veía o por la familia que tenía.
-Sí… No pude dejar de pensar en ti. Incluso mientras dormía estabas a mi lado… Así que al despertar temí que hubieras sido tan sólo mi más hermoso sueño y no pude evitar venir corriendo en cuanto cayó la noche y me vi libre de mis ataduras…-
-Okura…- ¿Bromeaba? ¿Cómo rayos podía ser que se sintiera justo como yo? -También me sentía así…- Me escondí contra su pecho. -La verdad no creí que volvería a verte…- Confesé sintiéndome un idiota. Me separó de su cuerpo lo suficiente para mirarme a los ojos. Llevó sus manos de mis hombros a mis mejillas.
-Niño tonto…- Un beso desbordado de dulzura. -¿Tan mal te traté anoche como para que pensarás que habías sido sólo una aventura de una noche?- Agaché la mirada. Me sentía tan desnudo y vulnerable cuando me miraba así a los ojos.
-¡No!- Negué desesperado. -Es sólo que…- Me calló con otro beso.
-No digas más… No traigas a tu mente recuerdos dolorosos… No mientras estés conmigo, ¿sí?- Susurró contra mis labios antes de continuar con sus besos.
.
Imagen
(Click para seguir leyendo)