Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para Boys Love

Noche Eterna (OkeDa/RyoDa)

.
Título: Noche eterna
Saga: REQUIEM
Autor: Lilith 
Pairing: Ueda Tatsuya & Okura Tadayoshi / Nishikido Ryo & Akanishi Jin
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8 / JE’s
Tipo: One-shot
Género: Yaoi / Lemon / Violacion / Angustia / Vampiros / Shonen-Ai
N/A: Este shot se desarrolla después del fic “Entre mis brazos”
 .
 .
 .
“REQUIEM”
El canto para el descanso de las almas…
O al menos eso era lo que yo sabía…
Toda una vida de disfrutar de los cantos fúnebres compuestos por los grandes maestros de la música mientras bebía una copa de vino tinto contemplando la frialdad del exterior a través de la ventana estando al resguardo del mundo en la comodidad de mi ignorancia sentado en un sillón… toda una vida de vivir creyendo ciegamente una mentira…
Porque ahora sé… que el Réquiem no es sino el vals de la condenación que todos y cada uno de nosotros bailamos cada noche durante esta maldita Danza Macabra que llamamos vida… nuestra eterna no-vida…
 .
 .
Todo había comenzado aquella noche que terminé dormido entre sus brazos. Después de conocerlo, mi vida dejó de ser esa rutina aburrida dictaminada por las marionetas que bailaban a mi alrededor haciendo de ella un burdo espectáculo carente de encanto.
 .
Había sido mi primera vez. Había dejado de ser virgen a los 21 años… y contrario a lo que había pensado y deseado durante toda mi vida… aquella noche inolvidable había sido con un perfecto desconocido… y es que además de su nombre y de sus besos, yo no conocía nada de él. ¡Pero qué más daba! Había sido la mejor experiencia de mi vida y no me arrepentía de absolutamente nada. Y sí… Tal cual están pensando, fue otro chico quien volteó mi mundo de cabeza: Okura… Tadayoshi Okura… Aunque ni siquiera estaba seguro de que ese haya sido realmente su nombre porque… efectivamente, cuando desperté esa mañana, él ya se había ido… dejando tan sólo una nota sobre la almohada diciendo que volvería esa noche. ¡Ja! Sería bonito creer que así será, pero mi corazón hace mucho que dejó de hacerse ilusiones con respecto al amor a primera vista, así que estoy perfectamente consciente de que mi primera vez no fue sino una aventura de una noche en brazos del chico más guapo que había conocido en mis 21 años de vida. Nada más ni nada menos que eso. Y estaba bien con ello porque por primera vez en mucho tiempo, había sido realmente feliz… Libre.
 .
Eran alrededor de las dos de la tarde cuando me decidí a salir de la cama para tomar un baño y desayunar. ¡Dios! Me dolía cada célula de mi cuerpo como si hubiera corrido cien kilómetros y a pesar de que había dormido mucho más de lo que acostumbraba, seguía sintiéndome cansado y quería volver a la cama. Y así lo hice, porque cuando menos pensé me había quedado dormido en el sillón mientras veía la televisión, así que como pude, mejor me arrastré a mi cuarto y me volví a meter debajo de las cobijas. ¿Tan agotador era el sexo? No entendía como había personas que querían o podían hacerlo hasta tres veces al día… ¿Eran humanos?
 .
Ni siquiera me extrañó haber estado soñando con él. Ya me lo esperaba, después de todo lo que había pasado la noche anterior, no era para menos que hubiera dejado una fuerte impresión en mí.
 .
Lo que si no esperaba en absoluto, fue que me despertara el timbre y mucho menos verlo ahí afuera cuando abrí la puerta aún adormilado. Apenas alcanzaba a asimilar el hecho de que efectivamente era él quien estaba de pie frente a mí con esa hermosa sonrisa y no un espejismo producto de mi imaginación, cuando se lanzó sobre mí y comenzó a besarme. Pero no. No eran besos cargados de deseo sino besos tiernos un tanto plagados de desesperación… Como si hubiera pasado toda una vida desde la última vez que nos vimos.
-Okura-san?…- Me descolocó un poco su comportamiento y pese a que no me molestaba que estuviera abrazándome de ese modo, me preocupaba un poco el por qué lo hacía.
-Okura está bien… No es necesario que seas tan formal, Tatsuya…- Susurró en mi oído sin separarse de mi cuerpo. No podía resistirme a su forma tan apasionada y tierna de ser. Correspondí aquel abrazo como si fuera lo más natural del mundo. Estando entre sus brazos me sentía tan amado y protegido que no quería estar en un lugar que no fuera ese. -Te extrañé tanto…- Mis mejillas se tiñeron ligeramente de rubor.
-De verdad?… Pero si nos vimos hace unas horas…- No es que fuera un maldito desconfiado sin corazón, pero ya habían jugado tanto conmigo en su afán por poseer mi cuerpo, que me costaba creer que en verdad existía alguien capaz de amarme por quién era y no por cómo me veía o por la familia que tenía.
-Sí… No pude dejar de pensar en ti. Incluso mientras dormía estabas a mi lado… Así que al despertar temí que hubieras sido tan sólo mi más hermoso sueño y no pude evitar venir corriendo en cuanto cayó la noche y me vi libre de mis ataduras…-
-Okura…- ¿Bromeaba? ¿Cómo rayos podía ser que se sintiera justo como yo? -También me sentía así…- Me escondí contra su pecho. -La verdad no creí que volvería a verte…- Confesé sintiéndome un idiota. Me separó de su cuerpo lo suficiente para mirarme a los ojos. Llevó sus manos de mis hombros a mis mejillas.
-Niño tonto…- Un beso desbordado de dulzura. -¿Tan mal te traté anoche como para que pensarás que habías sido sólo una aventura de una noche?- Agaché la mirada. Me sentía tan desnudo y vulnerable cuando me miraba así a los ojos.
-¡No!- Negué desesperado. -Es sólo que…- Me calló con otro beso.
-No digas más… No traigas a tu mente recuerdos dolorosos… No mientras estés conmigo, ¿sí?- Susurró contra mis labios antes de continuar con sus besos.
.
Imagen
(Click para seguir leyendo)
Anuncios

Amor eterno (JaeChun)

.
Título: Amor eterno
Autor: Lilith 
Pairing: JaeJoong & YooChun / DBSK
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Angs
Tipo: One-shot
 ~Forever love – X-JAPAN
10/08/12
N/A: No estaba muy segura de publicar esto, pero pues ya que estaba escrito…
 .
 .
 .
Minuto a minuto, la enorme ciudad comenzaba a adquirir vida. El cielo, normalmente teñido de colores pastel a esa hora, mostraba un gris plomizo que hacía que todos llevaran la sombrilla a la mano. Los coches tenían ya abarrotadas las avenidas y, cual hormigas, las personas salían por las escaleras de las estaciones del subterráneo desparramándose en ambos sentidos de la calle hasta donde alcanzaba la vista. El olor a café y tabaco entremezclados con smog era el aroma de cada mañana en Tokio y en medio de aquel cuadro de vida citadina, un par de chicos bajaban de un taxi estacionado afuera de un lujoso hotel en una de las zonas más exclusivas de la región.
 .
El frío denotaba aún más la extrema blancura de su piel, que hacía resaltar sus labios rojos y sus enormes ojos oscuros. Esperaba pacientemente en la acera con las manos en los bolsillos de su abrigo negro y escondiendo la mitad de su rostro debajo de la gruesa bufanda gris oscuro que lo protegía del frío sin quitarle la mirada de encima al chico que se inclinaba hacia el conductor para pagar la tarifa de viaje. Un pensamiento poco inocente se coló en su mente arrebatándole una leve sonrisa que se apresuró a ocultar con el dorso de su mano al tiempo que apartaba los ojos de esa silueta que tanto le gustaba para fijarla en los ventanales de la fachada que se alzaba frente a él. Debía guardar la compostura, apenas eran las nueve de la mañana y ya estaba pensando en llevarse a su novio a la cama. Ciertamente se había terminado por contagiar de su perversión.
-¿De qué te ríes?… La gente creerá que estás mal de la cabeza…- Esa voz, su voz, siempre le había parecido la cosa más seductora del universo y en ese momento estaba acompañada de esa sonrisa tan sincera y dulce que tanto le fascinaba.
-De nada… Si te lo dijera, de seguro no llegarías a la conferencia…- Sus mejillas se tiñeron de un rojo intenso al recordar lo que había imaginado, así que desvió la mirada a otro lado intentando recuperar la compostura.
-Mmm… Y tú cómo sabes que quiero ir a esa conferencia, ¿eh?…- Lo mataba cada que hacía eso. Y es que sentía tantas y tantas cosas cuando le susurraba con ese timbre de voz tan profundo al oído, que sentía que sus piernas se volvían de gelatina.
-Eres un pervertido, Park YooChun…- Decía en voz baja mirando a su alrededor y rogando porque nadie hubiera reparado en su conversación. Su sonrisa tímida lo decía todo. Se había salido con la suya: en verdad le encantaba provocar así al mayor, le parecía tan adorable que no podía evitarlo.
-Pero eso es lo que más te gusta de mí, ¿no?…- Susurró en su oído rozando discretamente con el dedo índice su cadera deteniéndose al llegar a la ingle siguiendo aquel recorrido poco decente por el cuerpo de su novio con los ojos, esa mirada cargada del más puro deseo. Lo miró directo a los ojos con expresión provocativa al ver que se estremecía al llegar a ese sensible lugar. Sus mejillas no podían ponerse más rojas. Apartó súbitamente la mano. -Vamos… Tengo una charla que dar…- Tomó su maleta y echó a andar dejando al otro pobre al borde del colapso parado a mitad de la banqueta tratando desesperadamente de controlar su respiración y los latidos de su corazón. -¿Jae?… ¿No vienes?…- Su enorme sonrisa lo esperaba un par de pasos adelante.
-Eres un malvado, ¿sabías?… A veces creo que sólo te gusta molestarme…- Le hizo un puchero de fingida indignación y corrió para alcanzarlo.
-No digas eso, Jae…- Acarició suavemente su mejilla con el dorso de la mano y le acomodó la bufanda al reparar que su piel estaba fría. -Sabes que no hay nadie en este mundo que te ame tanto como yo…- Y ahí estaba, desbordándose a través de sus ojos desde su corazón, ese inmenso amor que no le cabía en el cuerpo cuando se trataba de su primer y único amor. Pasó su pulgar por su labio inferior. Un gesto que sólo ellos entendían: quiero besarte ahora.
-YooChun…- Suspiró. No. Había algo en lo que su novio se equivocaba. No era su lado pervertido lo que más le gustaba de él, sino esa mezcla perfecta entre la ternura y la pasión con la que siempre lo había amado y la forma tan sincera y directa de demostrarle todo lo que sentía por él con tan sólo una caricia, una mirada.
Imagen
(Click para seguir leyendo)

Pensando en ti… (JaeChun)

Imagen

Título: Pensando en ti…
Autor: Lilith 
Pairing: JaeJoong & YooChun / DBSK
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Yaoi / Lemmon
Tipo: One-shot
 ~Mirotic – DBSK
To: Cualquier otra fan del SOULMATE que ame tanto a esta couple como yo ^^b
.
.
.
Aún ahora me pregunto cuándo fue que me di cuenta que no podía dejar de estar pensando en ti…
Lo nuestro había sido tan sólo un encuentro casual basado en la atracción física y el deseo sexual.
Un flechazo de una noche en medio del bullicio de la gente y el efecto delirante de las luces de neón bailando al ritmo de la música electrónica que hacia vibrar la pista de baile.
Todo comenzó con un golpe a mi ego.
¿Cómo demonios era posible que no tuviera encima a las miles de chicas habituales a esa hora de la noche?… ¿Qué demonios las mantenía a todas ancladas al suelo allá abajo que no estaban suplicándome por besos y caricias para saber quién sería la afortunada en compartir conmigo la cama de un motel cercano esa noche?
Empezaba a sentirme molesto.
Me levanté del sillón de piel donde había estado desde hacía un par de horas contemplando las siluetas voluptuosas de mis futuras víctimas meciéndose bajo el influjo de aquella música adictiva. Necesitaba saber qué o quién se atrevía a robarme toda la atención.
Aquello fue instantáneo.
Bastó mirarte por un segundo para saber que la sensualidad de cada uno de tus movimientos sería el plato fuerte de mi cena. Y es que el modo en que tu suave y oscuro cabello se mecía era alucinante… Esa sexy sonrisa tentadora que invitaba abiertamente al pecado de la mano de tus carnosos labios rojos… Esos enormes y profundos ojos de mirada seductora que de a poco se tornaban inocentes cómplices de tus sensuales expresiones.
Todo tú eras la lujuria encarnada.
Debías ser mío.
Imagen
(Click para seguir leyendo)

 

Imborrable (RyoTego)

Título: Imborrable
Pairing: Tegoshi & Ryo / NewS

Tipo: One-shot
~Kesenai – Tegoshi Yuya
Género: Shonen-Ai 
To: Luz, mi partner hermosa que se ha vuelto adicta al RyoTego por mi culpa y sigue queriendo más de esta historia XD pero por gracia o desgracia, con este shot se cumple la trilogía y la historia llega a su final ^^b
N/A: Secuela del fic “Una mentira” y paralelo al fic “Una vez más”

.
.

Todo en Tokio seguía tal cual como lo había dejado cuando me fui hacía varios meses, ni siquiera recordaba cuántos. Lo único que había cambiado era el color de los árboles, comenzaban a tornarse anaranjados y a perder sus hojas, sin duda el otoño estaba por terminarse pronto para dar paso al invierno. El viento, un tanto frío para mí pues venía de haber estado en un lugar más templado, me lastimaba los ojos, que aún seguían irritados de tanto llorar, mientras el taxi avanzaba a gran velocidad sobre el asfalto. Él, el chico que había sido mi primer amor y que se había ido un día sin decir una sola palabra dejándome una profunda herida que tardó mucho tiempo en sanar, de pronto me llamó un día para decirme que quería verme, que necesitaba arreglar las cosas conmigo, rogando que lo perdonara, que volviera a estar a su lado, amándolo como cuando éramos adolescentes. Y yo, en un arranque de estupidez y melancolía, salí corriendo detrás de un fantasma de mi pasado en busca de respuestas, sin detenerme a pensar en cuánto lastimaría a la persona que ahora amaba y que sin duda alguna, también me amaba, al chico de ojos tristes y hermosa sonrisa que seguramente lloraría amargamente días enteros preguntándose qué había pasado. Y durante todo el camino en el autobús rumbo a mi pueblo natal, las lágrimas habían surcado mi rostro sin descanso. Me odiaba. Me odié con todo el corazón por herir de ese modo a quien con tanto amor había cuidado de mí hasta sanar mi corazón destrozado. Me odié por hacerle lo mismo que él me había hecho a mí años atrás. Por dejarlo sin explicaciones, con sólo un estúpido y confuso mensaje de voz cuyas palabras no pensé bien y que sin duda le habrán destrozado el corazón en cuestión de segundos. Me odié porque no pretendía hacerle daño, tan sólo quería cerrar una vieja herida para poder dar por fin vuelta a la página y continuar escribiendo nuestra historia… juntos. Sí. Porque en el momento en que subí al autobús y cerré los ojos dejando que los recuerdos de mi vida antes de Ryo regresarán a mi mente, me di cuenta de que nunca podría perdonar a mi primer amor, me había dejado una marca imborrable y por mucho que llenara los huecos que tenía en mi pasado, jamás podría volver a ser mi presente,  mucho menos mi futuro. Aunque lograra volver a unir los fragmentos de mi corazón, las grietas y marcas seguirían siendo evidentes. Sí. Fui a buscarlo para decirle todo lo que no había podido gritarle cuando me dejó, para decirle cuánto lo odiaba por todo el dolor que me hizo pasar, y finalmente, agradecerle, pues había sido a causa de su egoísmo y su falta de sinceridad que yo había encontrado a Ryo y había superado por fin su impronunciado adiós. Después de eso volvería a casa, le pediría perdón a Ryo por haberme ido de ese modo, le explicaría todo lo que pasó y si me perdonaba, le haría el amor hasta que no pudiera recordar lo sucedido nunca más.

(Click para seguir leyendo)

 

 

Migajas de tu amor (EunHae)

.

Título: Migajas de tu amor.
Pairing: EunHyuk & DongHae / Super Junior

Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Lemmon
To: @MxJewels @MxELFish por sus actualizaciones q detonan estas loqueras mías!
 .
.
Y ahí íbamos otra vez.
 .
Sutiles caricias recorriendo centímetro a centímetro de esa piel que siempre se eriza ante el calor del aliento y el contacto de nuestras manos, que terminan por acelerarnos la respiración haciendo que los labios se separen de los ajenos sólo para retomar un poco de oxígeno antes de volver a acoplarse en esa danza sensual en busca de enloquecer a la persona que desesperadamente se funde entre nuestros brazos en busca de volvernos uno. Aquella sensación adictiva recorriéndonos de pies a cabeza, inundándonos los sentidos al grado de hacernos perder la razón. Esa misma sensación que siempre nos hace sentir que tocamos el cielo con tan sólo unos minutos de entrega mutua y sincera. La explosión que hace colapsar el tiempo y el espacio a nuestro alrededor cuando llegamos al punto máximo de nuestras demostraciones de amor.
 .
Y es que aquel golpe de adrenalina fluyendo por nuestras venas le daba un toque aún más érotico a nuestras sesiones de apasionado amor secreto en lugares poco convencionales. El saber que podíamos ser atrapados en cualquier momento hacía que aquello fuera aún más intenso y excitante.
 .
Y es que ambos sabíamos que no era nada moral lo que hacíamos, pero qué podíamos hacer para detenernos ahora que el calor del deseo se había instalado completamente entre nosotros impidiéndonos mantener la poca cordura que nos quedaba cuando comenzamos a subir de intensidad los tiernos besos que iniciaron cuando esas pequeñas migajas de pan quedaron en la comisura de sus labios, mismos que mutaron en algo mucho más apasionado cuando su lengua se escabulló dentro de mi boca buscando recuperar lo que según él le pertenecía y que, según él, yo le había robado.
 .
Como resultado, habíamos iniciado una de esas tantas “peleas” por ver quién sería el que llevara el control de la situación. Una lucha a muerte por el orgullo de ser el “hombre” de la relación y, claro, saber quién tendría que aguantar la incomodidad inicial de aquella intromisión que al final, seguramente nos haría olvidar quién había “ganado” esta vez debido a la oleada de placer que acompañaría toda aquella faena que ambos amábamos tener en brazos del otro una vez que la ropa dejaba de estorbarnos.
 .
Mi madre se desmayaría si supiera que me lo montó en la cocina de su restaurante con… mi novio. Sí, porque eso era lo que él era: MI novio.
.
(Click para seguir leyendo)

Glorious (RyOkura)

.

Título: Glorious.
Pairing: Ryo & Okura / Kanjani 8
~Glorious – Kanjani 8~

Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai 
To: Hanashi que gracias a su dedicacion y amor por los eito, me ha hecho amarlos cada vez un mucho más 😉 sin contar q x su culpa desde anoche traigo esta canción en la cabeza 😛

05/Nov/2012

.
.

La suave y cálida luz del sol se colaba a través de las vaporosas cortinas de su habitación haciéndole sentir una tibia sensación en la mejilla que poco a poco le dejó en claro que ya era hora de levantarse aún cuando no quería, aún cuando prefería seguir sumergido en medio de sus sueños. No, no de cualquier sueño, tan sólo de ese que acaba de tener y que le había hecho sentir la más grande felicidad recorriendo cada célula de su cuerpo, ese cosquilleo que parecía seguir revoloteando en su interior y que a pesar de la inconformidad por saber que no ha sido mas que un sueño, lo hace despertar con una enorme y boba sonrisa enamorada que le ilumina el rostro.
Porque gracias a ese sueño, por fin lo ha entendido todo; ha sido capaz de darse cuenta de lo que tanto había tratado de negarse por temor, verguenza y hasta por orgullo. Porque había sido ese sueño el que le había mostrados la felicidad que él mismo se había obligado a reprimir por miedo al rechazo y a lo que diría la sociedad.
Pero ahora que había tocado el cielo con las yemas de los dedos y que le había gustado tanto aquello que quería sumergirse por completo, no podía seguir haciendo de cuenta que no sentía nada por su mejor amigo, que no se le aceleraba el corazón cada que lo veía caminar dentro de su habitación, que no suspiraba cada que lo veía mirar a la nada a través de la ventana perdido en sus pensamientos, que no sentía mariposas en el estómago cada que sonreía con esa ternura que sólo él sabe desprender, que no sentía ese intenso rubor en las mejillas cuando lo miraba y le hablaba con esa voz tan profunda y seductora. No, ya no podría ser capaz de seguir ocúltando que lo amaba con locura, que era sólo por él que sus días le parecían la cosa más gloriosa y celestial tan sólo por vivir en el mismo planeta, porque era gracias a él que su propia existencia había adquirido color y forma y sería sólo por él que estaría completo por fin su corazón.
Y sin otro pensamiento en mente, saltó fuera de la cama para alcanzar el teléfono y llamarlo, porque en ese momento sólo pensaba en lo mucho que necesitaba escuchar su voz.
Porque sabía de antemano que oír su voz sería la motivación que necesitaba para buscarlo y confesarle sus sentimientos. Porque seguía marcada sobre su corazón aquella sensación de ensueño diciéndole que sería correspondido sin lugar a dudas.
Porque después de colgar sólo tendría algo en claro: quería volver realidad ese sueño. Tomarlo entre sus brazos apenas lo tuviera enfrente y estrecharlo contra su cuerpo fundiendo sus labios con los suyos en un primer beso que se convertiría en la llave al paraíso anhelado que significaría recorrer cada centímetro de su piel al ritmo de sus respiraciones agitadas y tímidos susurros encendidos de deseo escapando desde su garganta mientras pronunciaba su nombre con vehemencia. Lo quería. Lo necesitaba. Lo amaba. Y estaba dispuesto a ir al mismo infierno con tal de tenerlo tan sólo para él. Porque sólo por él había aprendido el significado de conceptos tan humanos como los celos y la mentira. Porque se sabía capaz de engañar hasta al mismísimo Dios con tal de alejarlo de cualquiera que pusiera sus ojos sobre él.
-Okura…-
-Ryo?… Qué pasa?… Son las… seis de la mañana? Estás bien?-
-Sí, mejor que nunca!… Voy para tu casa, no te vayas a ningún lado, entendiste?-
-No pienso salir de mi cama en todo el día…-
-No te preocupes, no planeo dejarte salir de ahí en un buen rato…-
-Eh?-
-Te veo en una hora!-
-Ok~…-

Un beso vale más que mil palabras (InoDai)

Título: Un beso vale más que mil palabras.
Pairing: Inoo & Daiki / Hey! Say! JUMP

Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai 
To: Yad (jojojo después del mil años *y varias veces de reescribir algunas partes* por fin quedó tu fic, nena n.nU) que fue una de las primeras JUMPers a las que conocí ^^b
N/A: No podía soportar la idea de que al final, Takaki fuera el único que se quedara solito u.uU Así que Nat es culpable de que escribiera este final XD.
13/Nov/2011 .

 .

Hacía un par de meses que no recibía carta de su mejor amigo, y es que desde que había entrado a la preparatoria, el pobre apenas si había tenido tiempo para sí mismo. Y era justo porque entendía su situación, que se había puesto tan feliz cuando el cartero llegó a su casa esa mañana con aquel sobre blanco en la mano. Y no era que hubiera estado esperando por él porque supiera que llegaría, sino que era su turno para ayudar a regar las plantas del jardín, así que estaba ahí justo cuando el hombre de amable sonrisa le saludó desde el otro lado de la verja.
-Qué haces, Daiki-kun?…-
-Matsuzaka-san, buenos días. Le ayudo a mi madre a cuidar el jardín…-
-Oh, ya veo… Sigues siendo un buen chico, tu madre debe estar muy orgullosa de ti…-
-Gracias…-
-Y de hecho, justo vengo a entregar algo que es para ti… De américa.-
-Una carta para mí?!-
Apenas si la tuvo entre sus manos, le dio las gracias al cartero, cerró la llave del agua y entró corriendo a la casa para subir las escaleras hasta la habitación del fondo, donde se encerró para leer la carta de su querido amigo en la comodidad de su cama.
.
“Ari-chan!
Cómo estás?…
Aquí el clima sigue muy loco. A veces llueve y hace frío, pero de pronto sale el sol y hace mucho calor.
Las cosas en el instituto siguen sin novedad… Es aburrido estar en una escuela sin ustedes. Los extraño. Aquí no tengo con quien comer pastel a la 1:00 am debajo de un kotatsu viendo programas tontos en la TV… Aún tienen el kotatsu en tu habitación, ne?
Mi inglés ha mejorado bastante. Al menos ya entiendo casi todo lo que me dicen. Keito-kun me escribió hace poco, el malvado escribió todo en inglés!, puedes creerlo?… Pero es bueno, me ayuda a practicar.
Cómo van tus exámenes?
Debes estar por comenzar tus finales, ne?… Ganbare!
Aunque no pueda estar ahí para ayudarte a estudiar, sabes que desde el otro lado del mundo hay alguien deseándote toda la suerte del mundo!
Discúlpame por no haber escrito en tanto tiempo…
Mis padres se empeñaron en meterme en un montón de clases extraescolares, así que apenas si tengo tiempo para hacer toda la tarea que me dejan y dormir.
De cualquier modo te prometo no volver a durar tanto sin escribirte…
Cuidate mucho, Ari-chan…
Estaré contando los días para regresar a casa.
Te quiero mucho…
Chinen Yuri!”
.
-Chii-chan…- Aunque había sido la más breve de sus cartas, le resultaba la más significativa.
Era imposible de disimular la alegría que experimentaba en ese instante. Misma que le duró durante todo el día.
.
(Click para seguir leyendo)