Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para Comedia

Romeo, Julieta y el… ¿gato? (RyoDa)

 
 .
Título: Romeo, Julieta y el… ¿gato?
Autor: Omocha y Lilith *nuestro primer trabajo juntas, weee!~*
Pairing: Ueda Tatsuya & Nishikido Ryo
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Yaoi / Lemon / Angs / Romance / Comedia / AU
04/10/13
To: Ueda Tatsuya por existir y llenar nuestra vida de tantas cosas hermosas… empezando por nuestra amistad~ Otanjoubi omedetou Uepi!~
N/A: Jajaja se suponía que ibamos a escribir un shot corto jajajaja pero ya ven yo y mis biblias XD Es largo, pero espero que le den una oportunidad ^^b
 .

 .

 

Guardé la libreta en mi mochila. No había dormido muy bien la noche anterior y las cervicales me estaban matando… Tal vez venir había sido un error, podía haberle puesto una excusa al profesor y librarme del viaje, pero era el delgado de la clase, “tenía que dar un buen ejemplo”, o eso me habían dicho a mí mismo por lo menos unas cien veces en un intento desesperado por auto convencerme de que esto era lo mejor para mí.

 .
Suspiré mirando por la ventana con desenfado mientras escuchaba música en mi reproductor, nada era mejor que escuchar a Gackt cuando me sentía de este modo. El paisaje había cambiado de lo urbano que habíamos dejado atrás antes de subir al transbordador, a lo rústico de nuestro destino en medio del océano. No me desagradaba del todo, había crecido en un ambiente similar hasta que nos trasladamos a Tokio cuando todavía era un niño… pero de todos modos me resultaba extraño verme rodeado de naturaleza y no de los imponentes rascacielos de la ciudad donde vivía ahora.
 .
Algo bueno dentro de todo lo malo es que iba a estar rodeado de gatos. Una sonrisa tonta apareció en mi rostro cuando me lo imaginé… cientos de gatos peludos y mimosos y muy pocas personas en esa pequeña y olvidada isla en medio de la nada. Tashirojima se podía volver mi lugar ideal en todo Japón. El autocar frenó y la profesora dio algunas indicaciones (bastantes obvias) sobre cómo nos debíamos de comportar en el hotel y en la isla en general… Después de todo, este no era nuestro primer viaje de excursión como alumnos del Aoyama Gakuin, ya sabíamos que debíamos mantener cierto perfil ante la sociedad por el bien del prestigio de la Institución, o al menos eso era lo que a menudo nos recordaban la directora y los profesores.
 .
Esperé a que todos mis compañeros bajaran antes de poder hacerlo yo, no porque fuera mucha mi amabilidad, sino porque nadie esperaba que fuera de otra forma, ninguno de ellos me dejó paso para que lo hiciera antes ni me dirigió una sola mirada mientras pasaban por mi lado, ¿para qué? Nunca habíamos congeniado bien, me recordaban demasiado a mi familia, todos interpretando un papel de perfección sólo por aparentar y quedar bien frente a los demás cuando la realidad distaba tanto de la fantasía. No, ya tenía demasiado de esa farsa en mi casa como para encima tener que representar algo que no era también fuera de ese lugar. Era mejor ignorarlos y pasar el resto de mi vida escolar en un entorno menos estresante que el de mi casa.
 .
Apenas entramos al Ryokan donde nos hospedaríamos, los dueños nos dieron la bienvenida. Como supuse, la mayoría de las personas que vivían ahí eran adultos mayores. La profesora repartió las llaves. Dejé mi maleta en la que sería mi habitación, grande, tradicional y… solitaria, justo lo que necesitaba. No me extrañó ser el único sin un compañero de habitación, tampoco fue algo que me hiciera sentir mal, ya lo suponía… y casi rogaba por ello cuando salimos de la escuela esa mañana.
-Podría ser peor…- Me dije a mí mismo en voz alta mientras guardaba algunas de mis cosas en los cajones y me preparaba para salir sin perder tiempo; ya que había venido, disfrutaría lo máximo posible mi estadía en la Isla de los Gatos.
.
 photo RyoDaFic2_zps0a28666b.jpg
(Click para seguir leyendo)