Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para FanFic

Romeo, Julieta y el… ¿gato? (RyoDa)

 
 .
Título: Romeo, Julieta y el… ¿gato?
Autor: Omocha y Lilith *nuestro primer trabajo juntas, weee!~*
Pairing: Ueda Tatsuya & Nishikido Ryo
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Yaoi / Lemon / Angs / Romance / Comedia / AU
04/10/13
To: Ueda Tatsuya por existir y llenar nuestra vida de tantas cosas hermosas… empezando por nuestra amistad~ Otanjoubi omedetou Uepi!~
N/A: Jajaja se suponía que ibamos a escribir un shot corto jajajaja pero ya ven yo y mis biblias XD Es largo, pero espero que le den una oportunidad ^^b
 .

 .

 

Guardé la libreta en mi mochila. No había dormido muy bien la noche anterior y las cervicales me estaban matando… Tal vez venir había sido un error, podía haberle puesto una excusa al profesor y librarme del viaje, pero era el delgado de la clase, “tenía que dar un buen ejemplo”, o eso me habían dicho a mí mismo por lo menos unas cien veces en un intento desesperado por auto convencerme de que esto era lo mejor para mí.

 .
Suspiré mirando por la ventana con desenfado mientras escuchaba música en mi reproductor, nada era mejor que escuchar a Gackt cuando me sentía de este modo. El paisaje había cambiado de lo urbano que habíamos dejado atrás antes de subir al transbordador, a lo rústico de nuestro destino en medio del océano. No me desagradaba del todo, había crecido en un ambiente similar hasta que nos trasladamos a Tokio cuando todavía era un niño… pero de todos modos me resultaba extraño verme rodeado de naturaleza y no de los imponentes rascacielos de la ciudad donde vivía ahora.
 .
Algo bueno dentro de todo lo malo es que iba a estar rodeado de gatos. Una sonrisa tonta apareció en mi rostro cuando me lo imaginé… cientos de gatos peludos y mimosos y muy pocas personas en esa pequeña y olvidada isla en medio de la nada. Tashirojima se podía volver mi lugar ideal en todo Japón. El autocar frenó y la profesora dio algunas indicaciones (bastantes obvias) sobre cómo nos debíamos de comportar en el hotel y en la isla en general… Después de todo, este no era nuestro primer viaje de excursión como alumnos del Aoyama Gakuin, ya sabíamos que debíamos mantener cierto perfil ante la sociedad por el bien del prestigio de la Institución, o al menos eso era lo que a menudo nos recordaban la directora y los profesores.
 .
Esperé a que todos mis compañeros bajaran antes de poder hacerlo yo, no porque fuera mucha mi amabilidad, sino porque nadie esperaba que fuera de otra forma, ninguno de ellos me dejó paso para que lo hiciera antes ni me dirigió una sola mirada mientras pasaban por mi lado, ¿para qué? Nunca habíamos congeniado bien, me recordaban demasiado a mi familia, todos interpretando un papel de perfección sólo por aparentar y quedar bien frente a los demás cuando la realidad distaba tanto de la fantasía. No, ya tenía demasiado de esa farsa en mi casa como para encima tener que representar algo que no era también fuera de ese lugar. Era mejor ignorarlos y pasar el resto de mi vida escolar en un entorno menos estresante que el de mi casa.
 .
Apenas entramos al Ryokan donde nos hospedaríamos, los dueños nos dieron la bienvenida. Como supuse, la mayoría de las personas que vivían ahí eran adultos mayores. La profesora repartió las llaves. Dejé mi maleta en la que sería mi habitación, grande, tradicional y… solitaria, justo lo que necesitaba. No me extrañó ser el único sin un compañero de habitación, tampoco fue algo que me hiciera sentir mal, ya lo suponía… y casi rogaba por ello cuando salimos de la escuela esa mañana.
-Podría ser peor…- Me dije a mí mismo en voz alta mientras guardaba algunas de mis cosas en los cajones y me preparaba para salir sin perder tiempo; ya que había venido, disfrutaría lo máximo posible mi estadía en la Isla de los Gatos.
.
 photo RyoDaFic2_zps0a28666b.jpg
(Click para seguir leyendo)

Just One More Kiss (JinDa)

 
 .
Título: Just One More Kiss
Autor: Lilith 
Pairing: Akanishi Jin & Ueda Tatsuya 
Fandom: KAT-TUN
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Angs / Romance / AU
04/07/13
N/A: Pues escribí este shot por el cumple de JinJin para un concurso del fanclub de México XD Espero que les guste, es muy cursi~
 .
 .
 ¿Hacía cuánto que nos conocíamos?
La verdad es que ya ni siquiera lo recuerdo… prácticamente lo conozco desde que estábamos en el jardín de infancia. Toda la vida habíamos estado juntos. Él es lo único que viene a mi mente si hablamos de recuerdos. Siempre había estado ahí… a mi lado.
 .
Podríamos decir que siempre fuimos mejores amigos. Antes de que supiéramos incluso lo que esa palabra significaba, nosotros sabíamos que siempre estaríamos juntos. No había nada que no supiera de él y no había nada que no supiera de mí. Así era nuestra vida juntos. Riendo… llorando… peleando… descubriendo… aprendiendo… simplemente, siendo nosotros mismos…
 .
El tiempo no hacía sino unirnos más y más. Y con el paso de los años, lo único que cambió entre él y yo, fue nuestra apariencia. Por dentro, seguíamos siendo los mismos niños que se conocieron jugando con la arena en el parque del vecindario, hacía más de quince años.
Pero la vida no siempre suele ser color de rosa… al menos eso fue lo que aprendí aquel día…
.
 photo Justonemorekiss2_zps25b5fc06.jpg
(Click para seguir leyendo)

Noche Eterna (OkeDa/RyoDa)

.
Título: Noche eterna
Saga: REQUIEM
Autor: Lilith 
Pairing: Ueda Tatsuya & Okura Tadayoshi / Nishikido Ryo & Akanishi Jin
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8 / JE’s
Tipo: One-shot
Género: Yaoi / Lemon / Violacion / Angustia / Vampiros / Shonen-Ai
N/A: Este shot se desarrolla después del fic “Entre mis brazos”
 .
 .
 .
“REQUIEM”
El canto para el descanso de las almas…
O al menos eso era lo que yo sabía…
Toda una vida de disfrutar de los cantos fúnebres compuestos por los grandes maestros de la música mientras bebía una copa de vino tinto contemplando la frialdad del exterior a través de la ventana estando al resguardo del mundo en la comodidad de mi ignorancia sentado en un sillón… toda una vida de vivir creyendo ciegamente una mentira…
Porque ahora sé… que el Réquiem no es sino el vals de la condenación que todos y cada uno de nosotros bailamos cada noche durante esta maldita Danza Macabra que llamamos vida… nuestra eterna no-vida…
 .
 .
Todo había comenzado aquella noche que terminé dormido entre sus brazos. Después de conocerlo, mi vida dejó de ser esa rutina aburrida dictaminada por las marionetas que bailaban a mi alrededor haciendo de ella un burdo espectáculo carente de encanto.
 .
Había sido mi primera vez. Había dejado de ser virgen a los 21 años… y contrario a lo que había pensado y deseado durante toda mi vida… aquella noche inolvidable había sido con un perfecto desconocido… y es que además de su nombre y de sus besos, yo no conocía nada de él. ¡Pero qué más daba! Había sido la mejor experiencia de mi vida y no me arrepentía de absolutamente nada. Y sí… Tal cual están pensando, fue otro chico quien volteó mi mundo de cabeza: Okura… Tadayoshi Okura… Aunque ni siquiera estaba seguro de que ese haya sido realmente su nombre porque… efectivamente, cuando desperté esa mañana, él ya se había ido… dejando tan sólo una nota sobre la almohada diciendo que volvería esa noche. ¡Ja! Sería bonito creer que así será, pero mi corazón hace mucho que dejó de hacerse ilusiones con respecto al amor a primera vista, así que estoy perfectamente consciente de que mi primera vez no fue sino una aventura de una noche en brazos del chico más guapo que había conocido en mis 21 años de vida. Nada más ni nada menos que eso. Y estaba bien con ello porque por primera vez en mucho tiempo, había sido realmente feliz… Libre.
 .
Eran alrededor de las dos de la tarde cuando me decidí a salir de la cama para tomar un baño y desayunar. ¡Dios! Me dolía cada célula de mi cuerpo como si hubiera corrido cien kilómetros y a pesar de que había dormido mucho más de lo que acostumbraba, seguía sintiéndome cansado y quería volver a la cama. Y así lo hice, porque cuando menos pensé me había quedado dormido en el sillón mientras veía la televisión, así que como pude, mejor me arrastré a mi cuarto y me volví a meter debajo de las cobijas. ¿Tan agotador era el sexo? No entendía como había personas que querían o podían hacerlo hasta tres veces al día… ¿Eran humanos?
 .
Ni siquiera me extrañó haber estado soñando con él. Ya me lo esperaba, después de todo lo que había pasado la noche anterior, no era para menos que hubiera dejado una fuerte impresión en mí.
 .
Lo que si no esperaba en absoluto, fue que me despertara el timbre y mucho menos verlo ahí afuera cuando abrí la puerta aún adormilado. Apenas alcanzaba a asimilar el hecho de que efectivamente era él quien estaba de pie frente a mí con esa hermosa sonrisa y no un espejismo producto de mi imaginación, cuando se lanzó sobre mí y comenzó a besarme. Pero no. No eran besos cargados de deseo sino besos tiernos un tanto plagados de desesperación… Como si hubiera pasado toda una vida desde la última vez que nos vimos.
-Okura-san?…- Me descolocó un poco su comportamiento y pese a que no me molestaba que estuviera abrazándome de ese modo, me preocupaba un poco el por qué lo hacía.
-Okura está bien… No es necesario que seas tan formal, Tatsuya…- Susurró en mi oído sin separarse de mi cuerpo. No podía resistirme a su forma tan apasionada y tierna de ser. Correspondí aquel abrazo como si fuera lo más natural del mundo. Estando entre sus brazos me sentía tan amado y protegido que no quería estar en un lugar que no fuera ese. -Te extrañé tanto…- Mis mejillas se tiñeron ligeramente de rubor.
-De verdad?… Pero si nos vimos hace unas horas…- No es que fuera un maldito desconfiado sin corazón, pero ya habían jugado tanto conmigo en su afán por poseer mi cuerpo, que me costaba creer que en verdad existía alguien capaz de amarme por quién era y no por cómo me veía o por la familia que tenía.
-Sí… No pude dejar de pensar en ti. Incluso mientras dormía estabas a mi lado… Así que al despertar temí que hubieras sido tan sólo mi más hermoso sueño y no pude evitar venir corriendo en cuanto cayó la noche y me vi libre de mis ataduras…-
-Okura…- ¿Bromeaba? ¿Cómo rayos podía ser que se sintiera justo como yo? -También me sentía así…- Me escondí contra su pecho. -La verdad no creí que volvería a verte…- Confesé sintiéndome un idiota. Me separó de su cuerpo lo suficiente para mirarme a los ojos. Llevó sus manos de mis hombros a mis mejillas.
-Niño tonto…- Un beso desbordado de dulzura. -¿Tan mal te traté anoche como para que pensarás que habías sido sólo una aventura de una noche?- Agaché la mirada. Me sentía tan desnudo y vulnerable cuando me miraba así a los ojos.
-¡No!- Negué desesperado. -Es sólo que…- Me calló con otro beso.
-No digas más… No traigas a tu mente recuerdos dolorosos… No mientras estés conmigo, ¿sí?- Susurró contra mis labios antes de continuar con sus besos.
.
Imagen
(Click para seguir leyendo)

Amor eterno (JaeChun)

.
Título: Amor eterno
Autor: Lilith 
Pairing: JaeJoong & YooChun / DBSK
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Angs
Tipo: One-shot
 ~Forever love – X-JAPAN
10/08/12
N/A: No estaba muy segura de publicar esto, pero pues ya que estaba escrito…
 .
 .
 .
Minuto a minuto, la enorme ciudad comenzaba a adquirir vida. El cielo, normalmente teñido de colores pastel a esa hora, mostraba un gris plomizo que hacía que todos llevaran la sombrilla a la mano. Los coches tenían ya abarrotadas las avenidas y, cual hormigas, las personas salían por las escaleras de las estaciones del subterráneo desparramándose en ambos sentidos de la calle hasta donde alcanzaba la vista. El olor a café y tabaco entremezclados con smog era el aroma de cada mañana en Tokio y en medio de aquel cuadro de vida citadina, un par de chicos bajaban de un taxi estacionado afuera de un lujoso hotel en una de las zonas más exclusivas de la región.
 .
El frío denotaba aún más la extrema blancura de su piel, que hacía resaltar sus labios rojos y sus enormes ojos oscuros. Esperaba pacientemente en la acera con las manos en los bolsillos de su abrigo negro y escondiendo la mitad de su rostro debajo de la gruesa bufanda gris oscuro que lo protegía del frío sin quitarle la mirada de encima al chico que se inclinaba hacia el conductor para pagar la tarifa de viaje. Un pensamiento poco inocente se coló en su mente arrebatándole una leve sonrisa que se apresuró a ocultar con el dorso de su mano al tiempo que apartaba los ojos de esa silueta que tanto le gustaba para fijarla en los ventanales de la fachada que se alzaba frente a él. Debía guardar la compostura, apenas eran las nueve de la mañana y ya estaba pensando en llevarse a su novio a la cama. Ciertamente se había terminado por contagiar de su perversión.
-¿De qué te ríes?… La gente creerá que estás mal de la cabeza…- Esa voz, su voz, siempre le había parecido la cosa más seductora del universo y en ese momento estaba acompañada de esa sonrisa tan sincera y dulce que tanto le fascinaba.
-De nada… Si te lo dijera, de seguro no llegarías a la conferencia…- Sus mejillas se tiñeron de un rojo intenso al recordar lo que había imaginado, así que desvió la mirada a otro lado intentando recuperar la compostura.
-Mmm… Y tú cómo sabes que quiero ir a esa conferencia, ¿eh?…- Lo mataba cada que hacía eso. Y es que sentía tantas y tantas cosas cuando le susurraba con ese timbre de voz tan profundo al oído, que sentía que sus piernas se volvían de gelatina.
-Eres un pervertido, Park YooChun…- Decía en voz baja mirando a su alrededor y rogando porque nadie hubiera reparado en su conversación. Su sonrisa tímida lo decía todo. Se había salido con la suya: en verdad le encantaba provocar así al mayor, le parecía tan adorable que no podía evitarlo.
-Pero eso es lo que más te gusta de mí, ¿no?…- Susurró en su oído rozando discretamente con el dedo índice su cadera deteniéndose al llegar a la ingle siguiendo aquel recorrido poco decente por el cuerpo de su novio con los ojos, esa mirada cargada del más puro deseo. Lo miró directo a los ojos con expresión provocativa al ver que se estremecía al llegar a ese sensible lugar. Sus mejillas no podían ponerse más rojas. Apartó súbitamente la mano. -Vamos… Tengo una charla que dar…- Tomó su maleta y echó a andar dejando al otro pobre al borde del colapso parado a mitad de la banqueta tratando desesperadamente de controlar su respiración y los latidos de su corazón. -¿Jae?… ¿No vienes?…- Su enorme sonrisa lo esperaba un par de pasos adelante.
-Eres un malvado, ¿sabías?… A veces creo que sólo te gusta molestarme…- Le hizo un puchero de fingida indignación y corrió para alcanzarlo.
-No digas eso, Jae…- Acarició suavemente su mejilla con el dorso de la mano y le acomodó la bufanda al reparar que su piel estaba fría. -Sabes que no hay nadie en este mundo que te ame tanto como yo…- Y ahí estaba, desbordándose a través de sus ojos desde su corazón, ese inmenso amor que no le cabía en el cuerpo cuando se trataba de su primer y único amor. Pasó su pulgar por su labio inferior. Un gesto que sólo ellos entendían: quiero besarte ahora.
-YooChun…- Suspiró. No. Había algo en lo que su novio se equivocaba. No era su lado pervertido lo que más le gustaba de él, sino esa mezcla perfecta entre la ternura y la pasión con la que siempre lo había amado y la forma tan sincera y directa de demostrarle todo lo que sentía por él con tan sólo una caricia, una mirada.
Imagen
(Click para seguir leyendo)

Pensando en ti… (JaeChun)

Imagen

Título: Pensando en ti…
Autor: Lilith 
Pairing: JaeJoong & YooChun / DBSK
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Yaoi / Lemmon
Tipo: One-shot
 ~Mirotic – DBSK
To: Cualquier otra fan del SOULMATE que ame tanto a esta couple como yo ^^b
.
.
.
Aún ahora me pregunto cuándo fue que me di cuenta que no podía dejar de estar pensando en ti…
Lo nuestro había sido tan sólo un encuentro casual basado en la atracción física y el deseo sexual.
Un flechazo de una noche en medio del bullicio de la gente y el efecto delirante de las luces de neón bailando al ritmo de la música electrónica que hacia vibrar la pista de baile.
Todo comenzó con un golpe a mi ego.
¿Cómo demonios era posible que no tuviera encima a las miles de chicas habituales a esa hora de la noche?… ¿Qué demonios las mantenía a todas ancladas al suelo allá abajo que no estaban suplicándome por besos y caricias para saber quién sería la afortunada en compartir conmigo la cama de un motel cercano esa noche?
Empezaba a sentirme molesto.
Me levanté del sillón de piel donde había estado desde hacía un par de horas contemplando las siluetas voluptuosas de mis futuras víctimas meciéndose bajo el influjo de aquella música adictiva. Necesitaba saber qué o quién se atrevía a robarme toda la atención.
Aquello fue instantáneo.
Bastó mirarte por un segundo para saber que la sensualidad de cada uno de tus movimientos sería el plato fuerte de mi cena. Y es que el modo en que tu suave y oscuro cabello se mecía era alucinante… Esa sexy sonrisa tentadora que invitaba abiertamente al pecado de la mano de tus carnosos labios rojos… Esos enormes y profundos ojos de mirada seductora que de a poco se tornaban inocentes cómplices de tus sensuales expresiones.
Todo tú eras la lujuria encarnada.
Debías ser mío.
Imagen
(Click para seguir leyendo)