Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para Shoujo

Dulce mentira (Takki-shot)

Título: Dulce mentira.

Pairing: Hideaki Takizawa /
T&T

~Sweet chain – KAT-TUN

One-shot

To: Sofy! (Otanjoubi Omedetou hermanita! d^O^b Luv u so much!)

.

.

Aún recuerdo la primera vez que la vi…

Tan triste y preocupada para una chica de su edad.

Caminaba con las manos dentro de los bolsillos de su sudadera azul-verde, con los audífonos puestos a todo volumen y su cabello lacio y oscuro cubriéndole la mitad del rostro debajo de la capucha. La mirada clavada en sus propios pasos tratando de disimular el hecho de que lloraba.

Sentí un deseo incontrolable de tomarla entre mis brazos y borrar todo ese sufrimiento de su dulce rostro. Hubiera dado cualquier cosa, incluso mi propia vida, para ver una sonrisa que iluminara su mundo dibujada en sus labios. Por vez primera supe lo que era desear algo con todo el corazon… algo que no me podía ser concedido. Porque yo no tenía derecho a interferir en su vida. No era nadie para esa dulce niña de ojos tristes que caminaba hacia mí una tarde de verano al ocaso.

El destino volvió a cruzar nuestros caminos un par de estaciones después. El paisaje había cambiado de color, sustituyendo los tonos dorados de los árboles por el blanco puro de la nieve que caía incesante desde el cielo cubriéndolo todo con un velo infinito.

Y mientras contemplaba los diminutos copos descender sobre las ramas de las coníferas que aún le daban un toque de verdor a aquel parque, su silueta apareció de pronto llenando de vida aquel desierto y silencioso lugar. ¿Qué tarareaba? No podría decirlo con seguridad. Pero su voz era la más hermosa melodía que había escuchado en toda mi existencia.

Su lento caminar hacía de ella como una llama en medio de la oscuridad. Simplemente no podía quitarle los ojos de encima. ¿Cruzaría su mirada con la mía aunque fuera en un fugaz instante esta vez? La sensación que experimenté en ese segundo en que giró su rostro hacia donde yo estaba, fue como una dulce tortura equiparable a una eternidad de lo que llaman infierno. Sus ojos tenían el color del chocolate y un brillo inmenso capaz de opacar hasta a la última estrella del universo. Olvidé por completo lo que era pensar… existir… Tan sólo estaba ella. Fueron los tres segundos más plenos que he vivido. Esos tres segundos en los que sentí como si me mirara.

Caminé junto a ella por el sendero de un costado. ¿Era la única forma que tenía de simular que iba a su lado? ¿Cómo se sentiría el calor de su mano entrelazada a la mía? ¿Cómo sonaría su risa mientras hablábamos?… Jamás había codiciado tantas cosas en toda mi vida… pero estaba dispuesto a pagar el peor castigo por mis terribles pecados con tal de tenerla conmigo…

-Sofy!… Es hora.-

Se giró de inmediato al escuchar la voz de aquel chico. Me detuve para mirar quien era.

-Oniichan…-

Suspiró. ¿Había sido tristeza lo que pasó por su rostro pintando sus ojos de melancolía? Echó a andar en dirección a dónde estaba él y subió en el coche que la alejó nuevamente de mí… esta vez por más tiempo del que hubiera querido.

¿Dónde estaba? Hacía tanto que no paseaba por el parque, que incluso las flores se negaban a florecer.

¿A dónde habías ido, Sofy?…

(Click para seguir leyendo)

No es una ilusión. (Nino)

Título: No es una ilusión.

Pairing: Nino / Arashi

~Himitsu – Ninomiya Kazunari~

Tipo: One-shot

Género: FanAi / Shoujo

 

 

Estaba tan cansada y me sentía tan mal que ni siquiera me di cuenta de que había comenzado a llover poco después de que saliera de la oficina del gerente general aquella tarde. Nuevamente me habían regañado por no mentirle a una clienta al no decirle que aquel vestido le sentaba de maravilla y que definitivamente debía comprarlo o se arrepentiría cuando llegara a casa. Como si semejantes estupideces pudieran salir de mi boca después de ver como se le desbordaban las lonjas con aquel vestido salmón haciéndola parecer una salchicha para hotdog. En definitiva no me hubiera perdonado si la hubiese dejado salir vestida así a la calle. Podía ser una maldita y una cínica, pero no podía serlo con esa pobre señora que sólo pretendía verse linda para ir a cenar con su marido. Para mi desgracia, nuevamente estaba cerca mi jefa de piso justo en el momento en que le aconsejaba a la mujer no comprar nada de la sección juvenil porque sinceramente no le quedaba. Y como la muy desgraciada ya la traía conmigo, en cuanto me vio conducirla amablemente a la sección de ropa para mujeres mayores, de inmediato carraspeó para llamar mi atención y con ese maldito gesto de su dedo que siempre solía hacer y que tanto me desagradaba, “discretamente” me pidió que la siguiera para reprenderme y llevarme a la oficina del gerente para reportarme, otra vez, por mi actitud. La verdad es que no me molestaba que me hiciera entrar en esa oficina, Sakurai-san estaba que se caía de bueno, así que cualquier oportunidad para tenerlo a menos de cinco metros era digna de ser tomada. Y lo que la excéntrica mujer que amaba estar sobre mí todo el día esperando a que cometiera el más mínimo fallo no sabía, es que el caballero sentado detrás del escritorio de cristal era el mejor amigo de mi mejor amigo, por lo que sinceramente dudaba que fuera a gritonearme o algo así y menos frente a ella. Pero hoy me dolía tanto la cabeza y me sentía tan mareada, que no quería ni escuchar que me “regañara” otra vez por no tener cuidado y dejar que Kaori-san siempre me atrapara con las manos en la masa.

-Segura que te sientes bien?, te ves un poco pálida…- Me preguntó cortésmente como solía ser siempre él cuando hablaba conmigo.

-Sí, creo que sólo iré a casa en cuanto terminé mi turno…-

-No te preocupes, mejor vete y descansa. Le diré a Kaori-san que te mandé a casa, siendo ella, seguramente pensara que lo hice como castigo. Sería mejor que fueras al doctor, no sería bueno que te enfermaras antes de la temporada de verano…- Me dolía admitirlo, pero él siempre me trataba como a una niña, sí, era lindo saber que se preocupaba por mí y que a menudo tuviera sus detalles conmigo, pero sabía perfectamente que sólo lo hacía como si fuera un hermano mayor cuidando de su pequeña hermana. A veces en verdad que era molesto. Pero aún cuando a menudo le tiraba sútilmente la onda, nunca me había hecho caso más allá de verme como la mejor amiga de su mejor amigo, que le caía bastante bien y con quien tenía muchas cosas en común. Nada más ni nada menos que eso. A veces me preguntaba si acaso era gay o tenía novia en el extranjero, porque nunca lo veía con ninguna chica en las fiestas, ni en las de la compañía ni en las de los amigos. Que desperdicio. En fin, eso era cosa suya.

-Tienes razón… Qué harías sin la empleada del mes, verdad?- Se rió abiertamente de mi comentario. A menudo recalcaba lo mucho que le gustaba mi sarcasmo, diciendo que me hacía parecer aún más interesante; aunque enseguida agregaba preocupado que le recordaba mucho a su otro mejor amigo, al que yo aún no conocía, y rogando porque no nos cayéramos ni muy bien ni muy mal el día que por fin nos conociéramos porque eso podría ser el fin del mundo conocido, la humanidad todavía no estaba preparada para alojar a dos Juns dentro de la misma habitación.

-No quieres que llame a Nino para que vaya a recogerte a la estación?-

-No… debe estar ocupado, no lo preocupemos con tonterías. Hoy era un día muy importante para él. Si todo salía bien, lo contratarían como compositor en esa agencia en la que tanto quería trabajar… Hasta el lunes…-

-De acuerdo. Descansa… Y de hecho, hasta mañana. Nos veremos en la fiesta de Nino, recuerdas?-

-Claro! Como lo iba a olvidar?! Si se la ha pasado toda la semana planeando el evento del siglo…- Nos despedimos entre risas por nuestro pequeño chiste local. Lo cierto es que Nino estaba tan entusiasmado con lo de su cumpleaños como yo por ir a tomar el té con Kaori-san y las de la oficina. Aunque en su caso, no tenía ni la más remota idea del por qué estaba tan apático.

-Oye, Lilith…-

-Dime?…-

-Pon cara de que te regañé… no quiero que Kaori-san esté rondándome el resto de la tarde por esa sonrisa tuya…-

-Ok! Bye-bye!- Cerré la puerta detrás de mí y caminé “molesta” por todo el pasillo en dirección al ascensor para bajar a los casilleros de las empleadas para ir por mis cosas.

(click para seguir leyendo)

Aquí estoy. (Nino)

Título: Aquí estoy.

Prota: Nino / Arashi

~It’s Happy Line – YUI~

Tipo: One-shot

Género: Shoujo / FanAi

To: Ushiro (Happy B-Day H-senpai!)

.

.

.

“¿Por quién estoy viviendo?

Mientras pasan los días

Llenos de dolor y desesperación…

¿qué es lo que estoy sintiendo?

¿Qué es en lo que debería creer?

Mientras sigo sin ver nada

continúan las noches sin estrellas o sonrisas

¿quién dijo que la felicidad es reír?

Mañana lo sabré…

Si soy feliz…”

Eso fue lo último que escribí en mi diario el día de mi cumpleaños número diecinueve antes de cerrarlo y colocarlo en el estante superior del librero de mi habitación junto con los viejos vólumenes que contaban página a página la historia de mi vida. Simplemente creí que seguir desperdiciendo papel era un crimen contra la naturaleza. Mi vida se había vuelto tan vacía y carente de color que no tenía caso siquiera tomar el bolígrafo. Decidí no volver a sacar el cuaderno de pasta dura que decoré con recortes de mis cosas favoritas hasta que no tuviera algo que valiera la pena querar recordar.

Tomé mi mochila y salí de casa rumbo a la escuela. Llevaba mucho tiempo de sobra, así que fui a dar un paseo por la playa. El sonido del mar me reconfortaba tanto, que a veces me escapaba de casa por las noches cuando no podía dormir sólo para sentarme a escucharlo. No era raro que estuviera desierta a esa hora de la mañana. Me quité los zapatos y las calcetas para sentir la arena bajo mis pies. Puse mi mochila y el resto de mis cosas ahí y caminé hacía la orilla. Aquella sensación era realmente agradable. El sol apenas comenzaba a salir, por lo que el agua aún estaba muy fría. Caminé por ahí un rato mirando el cielo. Me sentía libre y tranquila.

-Totoro, ven acá!… Cuidado!!!- Ni siquiera lo vi venir. Lo siguiente que supe es que había un enorme labrador de color blanco sobre mí y que estaba empapada y llena de arena. -Estás bien?!- No alcanzaba a verlo, pero por su acento supe de inmediato que era extranjero. Su voz era linda. Me quitó al animal de encima. Me quedé como tonta mirándolo. Era el chico más guapo que había visto en toda mi vida. -Permíteme ayudarte…- Se inclinó y me dio la mano para ayudarme a levarme. Se sentía cálida. -Chico malo! Ve lo que hiciste!…- Se veía dulce aún con ese gesto enfurruñado en su carita al ver cómo había terminado de sucio y mojado mi uniforme. Se giró hacía mí y me miró preocupado. -Estás bien?… No te hiciste daño?-

(click para seguir leyendo)

CANCION

Egoísta (Nino)

Título: Egoísta
Prota: Nino / Arashi
~Selfish / N´SYNC~
One-shot

 

Si me preguntas qué fue lo primero que pensé cuando te vi sentada perdida en tus pensamientos aquella tarde saliendo de la universidad la primera vez que hablamos, sinceramente diría que lo nuestro nunca podría ser considerado como amor a primera vista.

Lucías tan angustiada sujetando tu rostro entre tus manos, casi como si temieras que pudiera irsete a algún lado, “cómo si fuera éso posible! Qué tonta!” pensé. Pero la verdad es que no tenía idea de todo lo que se escondía debajo de aquella máscara de serenidad decorada con una sonrisa que siempre solías llevar puesta cuando te veía.

Lo cierto es que si en ese entonces me hubieran preguntado qué era lo que pensaba de ti, hubiera dicho que eras una chica rara: altiva, orgullosa, vanidosa, demasiado excéntrica para mi gusto, muy independiente para ser una chica y demasiado sincera para ser adulta; la verdad es que me caías mal, siempre inmersa en tu propio mundo, con todo ese halo de misterio con el que te gustaba rodearte, sin dejar que la gente se te acercara y acercándote a muy pocas personas, con todo ese aire de superioridad con el que caminabas por cada pasillo de la escuela que hacía que más de uno estuviera detrás de ti… la chica inalcanzable. Tu personalidad realmente era desagradable para mí, qué tenías de bueno como para que te cotizaras tanto?

Aún así, ese día no podía quitarte los ojos de encima, al ver un par de lágrimas correr a través de tus mejillas, no pude evitar terminar por acercarme a ti, fue como si un impulso inconsciente me ordenara sentarme a tu lado y asegurarme de que no te pasaba nada malo. Siempre creí que el día que te viera vulnerable de alguna manera, disfrutaría mofarme de ello con todo mundo, pero ahora que te tenía ahí, completamente frágil, el reírme, decirte algo cruel o exponerte ante los demás, fue algo que jamás cruzó por mi mente.
-Estás bien?…- Te extendí mi pañuelo. Te veías aún más triste mirándote de cerca. Me miraste, con esa expresión extraña en los ojos que pones cuando te cuesta creer que algo esté pasando.

(click para seguir leyendo)

CANCION

Una noche vale más que mil palabras. (Sho)

.
.
Prota: Sho / Arashi
~T.A.B.O.O. / Sakurai Sho~
One-shot – FanAi
Shoujo
To: Xo (Happy B-Day neechan! ^3^)
10-04-11
N.A: Lo que está en cursivas lo hablan en español ^^b

 

La blanca nieve había comenzado a caer nuevamente en la colorida y bulliciosa ciudad de Tokio anunciando la llegada de un frío invierno. En el aeropuerto las personas iban y venian con lágrimas o sonrisas en el rostro. Contemplar todo aquello siempre me ponía de buen húmor, observar a la gente siempre me ha resultado fascinante, así que en situaciones como esta, me gusta ver el amplio abanico de expresiones que posee el ser humano para demostrar sus emociones. Caminaba sin prisas mirando a quienes llegaba y a quienes se iban y a las personas que les daban la bienvenida o les decían adiós. Personas de todas partes del mundo. Todo tipo de reacciones. Diferentes culturas y formas de pensamientos. Y estaban ahí frente a mis ojos. Llegué a la sala general con mi pequeño bolso en la mano. La cantidad de gente era aún mayor ahí, pero no me importaba, en esta época del año nadie me prestaría atención, además viajaba solo, una entrevista en Corea me había sacado del país a una semana de Navidad, pero eso tampoco me molestaba, trabajo era trabajo y el mío me gustaba bastante, además pude volver a casa a tiempo. Seguí rumbo a la salida con mi mente absorta en cosas tan triviales como comprar regalos, hacer preparativos para la cena familiar, salir con los chicos, estar con mi familia y terminar cosas de trabajo. Me detuve cerca de la puerta, acomodé mi bufanda y me puse los guantes, aún llevaba puestos los lentes que usaba para leer así que me aparté un poco el cabello de la frente para ver bien. Podría sonar tonto, pero algo tan sencillo como llevar los lentes era realmente efectivo para pasar desapercibido entre la multitud.
Perdón!…- Alguien pasó a mi lado y me empujó con su maleta al pasar mientras me acomodaba el gorro. No hubiera sido necesario que me molestara en voltear para saber que había sido una chica, pero lo hice porque su voz me resoltó agradable y porque entedí lo que había dicho en español.
(Click para seguir leyendo)

Siénteme… (Nino)

Prota: Ninomiya / Arashi
~FEEL – Darren Hayes
Tipo: SongFic
Género: Angs / Au / Hetero / Shoujo
Nota: Se podría decir que es secuela de “Inolvidable…” *el cual deben leer primero si quieren entender algunas cosas*

No me importó en lo absoluto cuánto pudiera cobrarme el taxista desde el aeropuerto hasta el hospital, la verdad es que mi estado de conmoción emocional me impedía pensar con claridad; por primera vez en mi vida no me importó en lo más mínimo gastar mi dinero en algo que no fuera en mí mismo o mis cosas favoritas… Me tenía sin cuidado mi trabajo o mi familia… tan sólo me preocupabas tú y el hecho de que mi inglés apestaba al grado de dar lástima, lo medio entendía si lo veía escrito por los videojuegos, pero hablarlo cuándo había sido mi fuerte?. Hubiera sido buena idea traer conmigo a Sho, pero no podía pedirles algo así a los chicos, probablemente me regañarían diciendo que era un estúpido por cruzar hasta el otro lado del mundo para buscarte, que mejor hiciera lo que había dicho y te dejara en el olvido como seguramente lo habías hecho tú conmigo, pero ellos en realidad sabían tan poco como yo de todo lo que te estaba pasando y me sentía realmente muy mal de no haber podido estar a tu lado cuando todo pasó. Ahora yendo sobre este auto color amarillo como mi esperanza, deseo que no sea tarde para decirte cuanto te amo… que aún estés conmigo para poder darte las gracias por todo lo que has hecho por mí… que te quedes a mi lado para hacerte la mujer más feliz del mundo del mismo modo en que tú has hecho conmigo.

Y mientras el aire se cuela y golpea mi rostro en la autopista, cierro los ojos para recordar cada milímetro de ti… tus manos, tu cara, tu cuerpo… mis lágrimas comienzan a caer silenciosas mientras rebobino los días que pasamos juntos.

(click para seguir leyendo)

Inolvidable… (Nino)

Prota: Ninomiya / Arashi

~Inolvidable – Uff

Tipo: Song-Fic 

Género: Angs / Au / Hetero / Shoujo

Nota: Precuela del fic “Siénteme…” *pero definitivamente deben leer este primero*

A menudo me preguntaba qué sería de mi vida a su lado, pero por más que construía castillos en el aire no lograba verla con claridad en mi futuro; no era que no la amara o que no me amara… Creo que fue sólo un poco de orgullo e hipocresía.

Habíamos estado juntos desde siempre.

Cuando menos pensamos ya éramos más que amigos.

Y ahora que pensaba pedirle que pasara el resto de su vida a mi lado me recibió con lágrimas en los ojos y me dijo adiós…

Qué haré ahora sin ella?…

Incluso el cielo entiende mi dolor…

La fina lluvia que cubre la ciudad refleja la tristeza que habita mi corazón.

Quiero dejarla atrás…

Así como ella me olvidó en brazos de alguien más.

Ahora… Aquí, de pie en el puente donde todo comenzó, quiero dejarla ir para siempre.

Lanzaré ese anillo con el que pensaba sellar mi juramento impronunciado al olvido, tal vez el agua logre llevárselo lejos junto con todos mis recuerdos.

Me quedé en silencio mirando la nada…

Recordando toda una vida…

Derramé un par de lágrimas más…

ya no eran de tristeza…

sólo de la tranquilidad de saberla feliz aunque sea con alguien más…

Una sonrisa se me escapó de los labios cuando me disponía a irme a casa.

Y entonces la vi…

 

(click para seguir leyendo)