Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para Tackey & Tsubasa

Dulce mentira (Takki-shot)

Título: Dulce mentira.

Pairing: Hideaki Takizawa /
T&T

~Sweet chain – KAT-TUN

One-shot

To: Sofy! (Otanjoubi Omedetou hermanita! d^O^b Luv u so much!)

.

.

Aún recuerdo la primera vez que la vi…

Tan triste y preocupada para una chica de su edad.

Caminaba con las manos dentro de los bolsillos de su sudadera azul-verde, con los audífonos puestos a todo volumen y su cabello lacio y oscuro cubriéndole la mitad del rostro debajo de la capucha. La mirada clavada en sus propios pasos tratando de disimular el hecho de que lloraba.

Sentí un deseo incontrolable de tomarla entre mis brazos y borrar todo ese sufrimiento de su dulce rostro. Hubiera dado cualquier cosa, incluso mi propia vida, para ver una sonrisa que iluminara su mundo dibujada en sus labios. Por vez primera supe lo que era desear algo con todo el corazon… algo que no me podía ser concedido. Porque yo no tenía derecho a interferir en su vida. No era nadie para esa dulce niña de ojos tristes que caminaba hacia mí una tarde de verano al ocaso.

El destino volvió a cruzar nuestros caminos un par de estaciones después. El paisaje había cambiado de color, sustituyendo los tonos dorados de los árboles por el blanco puro de la nieve que caía incesante desde el cielo cubriéndolo todo con un velo infinito.

Y mientras contemplaba los diminutos copos descender sobre las ramas de las coníferas que aún le daban un toque de verdor a aquel parque, su silueta apareció de pronto llenando de vida aquel desierto y silencioso lugar. ¿Qué tarareaba? No podría decirlo con seguridad. Pero su voz era la más hermosa melodía que había escuchado en toda mi existencia.

Su lento caminar hacía de ella como una llama en medio de la oscuridad. Simplemente no podía quitarle los ojos de encima. ¿Cruzaría su mirada con la mía aunque fuera en un fugaz instante esta vez? La sensación que experimenté en ese segundo en que giró su rostro hacia donde yo estaba, fue como una dulce tortura equiparable a una eternidad de lo que llaman infierno. Sus ojos tenían el color del chocolate y un brillo inmenso capaz de opacar hasta a la última estrella del universo. Olvidé por completo lo que era pensar… existir… Tan sólo estaba ella. Fueron los tres segundos más plenos que he vivido. Esos tres segundos en los que sentí como si me mirara.

Caminé junto a ella por el sendero de un costado. ¿Era la única forma que tenía de simular que iba a su lado? ¿Cómo se sentiría el calor de su mano entrelazada a la mía? ¿Cómo sonaría su risa mientras hablábamos?… Jamás había codiciado tantas cosas en toda mi vida… pero estaba dispuesto a pagar el peor castigo por mis terribles pecados con tal de tenerla conmigo…

-Sofy!… Es hora.-

Se giró de inmediato al escuchar la voz de aquel chico. Me detuve para mirar quien era.

-Oniichan…-

Suspiró. ¿Había sido tristeza lo que pasó por su rostro pintando sus ojos de melancolía? Echó a andar en dirección a dónde estaba él y subió en el coche que la alejó nuevamente de mí… esta vez por más tiempo del que hubiera querido.

¿Dónde estaba? Hacía tanto que no paseaba por el parque, que incluso las flores se negaban a florecer.

¿A dónde habías ido, Sofy?…

(Click para seguir leyendo)

Anuncios