Johnnylandia

Un lugar de ficción fangirleska de Ikemens asiáticos!!!

Archivo para Ueda Tatsuya

The Only One (RyoDa)

.

Título: The Only One

Pairing: Ueda Tatsuya + Nishikido Ryo

Fandom: JE’s
notita-1~Faraway – Apocalyptica~

Género: Shonen-ai, Angst,  AU, Todo público

Tipo: One-shot
To: 
Patito que ayer fue su cumple y cada año sumado en nuestra cuenta me hace sentir una persona bendecida por seguirla teniendo en mi vida aún a pesar de las tormentas y el tiempo que todo lo cambian… sin importar la distancia o los silencios, ella sigue siendo parte de mi vida. 

Felicidades, mi niña hermosa, y ojala que la chispa RyoDa jamás se extinga entre nosotras~

I luv U ♥ ma girl~

18/04/15

.

No era la primera vez que lo miraba a escondidas desde la distancia.

Su silueta sumergida entre las corrientes melódicas que formaban sus delicados dedos al volar con gentileza y maestría por sobre las teclas de aquel hermoso piano negro era un espectáculo tan irresistible, que a menudo me devoraban las horas extasiado en su contemplación. Yo era una presa indefensa ante el poder hipnótico de su delicado y frágil rostro de porcelana. Ante aquellos ojos cristalinos y fríos que contrastaban con el fuego apasionado que emanaban sus labios. Y de todo cuanto era consciente mientras lo observaba cuidadosamente a la luz del ocaso, nada era tan exquisito como esos efímeros segundos en los que tenía la suerte de ser testigo de alguna de sus casi inexistentes sonrisas. Esos segundos que le daban significado a mis horas y le brindaban una nueva coloración a la luz de mi vida. Yo podía morir y vivir por esa sonrisa… Esa sonrisa que vivía cautiva dentro de la máscara de hielo que era su rostro inmaculado la mayor parte del tiempo.

¿Cuánto tiempo hacía que me dedicaba a mirarlo mientras tocaba?

¿Habían sido días? ¿Semanas? ¿Meses? Años…

Pero hasta ahora, nunca había tenido el valor de levantar mi trasero de la silla que a menudo ocupaba en el café de enfrente, seguía sin ser capaz de cruzar la calle, abrir la puerta y entrar en la tienda de instrumentos musicales donde, al parecer, él trabajaba desde mucho antes de que yo llegara a Tokio y lo viera por vez primera ocupando el banquillo desde el cual conjuraba la magia que me tenía completamente cautivado. Tres otoños habían pasado desde entonces, y yo seguía como aquella primera vez… Mirándolo embobado desde el otro lado del cristal de la ventana, con una taza de capuccino moka entre las manos, aferrándome con fuerza a la calidez de la pequeña pieza de cerámica, como si ella pudiera ser capaz de controlar la tormenta que azotaba mi interior. En más de una ocasión había sentido una irrefrenable necesidad de correr hasta donde él estaba y decirle todas las cosas que mis silencios gritaban dentro de mi pecho. Pero nunca había logrado llegar más allá del cristal de la ventana junto a la cual se encontraba el piano de cola.

¿Miedo? ¿Cobardía? ¿Inseguridad? ¿Qué era lo que me detenía? A veces ni yo mismo lo sabía. Pero una cosa era cierta… Todo lo que sentía se me desbordaba en un segundo y me dejaba los pies anclados a la banqueta como si fueran uno con el cemento apenas si me percataba de que estaba lo suficientemente cerca de él como para tocarlo. Pero nunca podría alcanzarlo… Una delgada capa de cristal nos mantendría por siempre lejos el uno del otro. Mientras no tuviera el coraje para cruzar la puerta, jamás lograría descubrir cómo sonaba su voz, qué olor desprendía su piel, cómo sonaba su respiración.

Sí, a veces yo mismo me sentía como un acosador.

Ni yo mismo entendía qué estaba mal conmigo. No era como si me gustasen las personas de mí mismo sexo. En mis veinticinco años de vida, jamás me había atraído un chico… eso era lo que más me aterraba, ser consciente de que ese chico me gustaba. Y ese miedo…  era lo que aún después de tres años seguía frenándome de dar el último paso y abrir esa puerta que nos separaba. Si algo estaba mal conmigo… eso no significaba que él iba a compartir mi mismo mal, ¿verdad? Darle vueltas a ese asunto me provocaba dolores de cabeza y eso me ponía de mal humor cuando regresaba al mundo real. A menudo me decía a mí mismo que no volvería a aquel café… Pero tan solo unas semanas después me encontraba sentado en la mesa de siempre mirando hacia la ventana de la tienda de enfrente. No podía evitarlo. Para mí…ese chico… era el único.

.

(click para seguir leyendo)

 

Detrás de una sonrisa (JunDa)

Título: Detrás de una sonrisa

Pairing: Ueda Tatsuya & Taguchi Junnosuke x OC

Fandom: KAT-TUN

notita-1~All mine – ONE OK ROCK~

Género: Shonen-ai, Angs, Todo público

Tipo: One-shot
To: Todas las personas que a veces se valen de una sonrisa para callar todas las cosas que no pueden expresar con palabras

11/06/14

.

.

.

Siempre era lo mismo. Llegar por la mañana a la Agencia y repartir sonrisas y saludos con todos los que se cruzaran por mi camino. Atender los compromisos de nuestro horario programado para cada día y continuar saludando y sonriendo a todas las personas que nos topábamos en los pasillos y oficinas de las estaciones de radio, TV o revistas… Algo tan repetitivo que me dejaba agotado todos los días al llegar a casa. Esto no era para mí, no era lo que yo era, no era cómo me sentía en realidad… y sin embargo él resplandecía a donde quiera que iba, su rostro sonriente era siempre la única razón de que yo pudiera seguir dando lo mejor de mí, no se trataba de que yo pudiera o quisiera sonreía, era solo que su sonrisa me hacía sonreír. Mientras él estuviera a mi lado sonriendo de ese modo, yo podía ser capaz de cualquier cosa.

Esa mañana cuando lo encontré a solas en nuestra sala de prácticas, mirando su inexpresivo reflejo en el espejo de la pared, nunca se me pasó por la cabeza que esa sonrisa que se dibujó en su rostro al verme entrar fuese algo fuera de lo normal. Taguchi siempre se estaba riendo, aun cuando la ocasión no lo ameritaba, él sonreía.

-¡Oh, Uepi! ¡Buenos días!-

-Buenos días, Junno…- Le devolví la sonrisa y dejé mis cosas en el rincón de siempre para tomar asiento en el banquillo del piano, levantando la cubierta y retirando el protector de las teclas. Una mañana como cualquier otra. Yo tocando alguna que otra melodía que había estado trabajando en casa la noche anterior y él haciendo estiramientos antes de comenzar a practicar algunos nuevos pasos de baile para nuestras coreografías.

Había sido un día largo y desgastante. En realidad así habían sido todos nuestros días últimamente. Y no era para menos, después de todo lo que había pasado, prácticamente habíamos tenido que empezar de cero y al principio no había sido fácil, por eso ahora que todo parecía regresar a la normal, ni siquiera me sentía con derecho a sentir cansado. Sesiones de fotos, entrevistas, programa de radio, un par de apariciones en televisión y ensayos para nuestro siguiente concierto. Tan solo quería llegar a mi casa, meterme en la tina de baño, cenar algo delicioso y dormir toda la noche.

-¡Uepi!-

-¡WUAH!- Apareció de la nada cuando caminaba hacia la salida, no había modo en que no me sorprendiera, iba demasiado inmerso en mis pensamientos como haberme dado cuenta de que estaba ahí aún si hubiera ido caminando a mi lado.

-¡Lo siento! ¡Lo siento! No pretendía asustarte…- Su voz entre risas tuvo ese efecto de siempre: ponerme de buen humor.

-Ah, da igual… estoy demasiado cansado como para golpearte…- Sí, y como era mi costumbre siempre, mi boca terminaba dejando escapar palabras muy diferentes a las que pensaba dentro de mi cabeza. No podía evitarlo, bajo ningún concepto podía permitir que alguien supiera lo que sentía por mi compañero de trabajo, mucho menos él.

-¿Te sientes bien, Uepi?…- Y ahí íbamos de nueva cuenta, él acortando las distancias e invadiendo mi espacio intrapersonal, sin ser consciente de todo lo que provocaba en mí con sus inocentes acciones.

-Sí, solo déjame ir a casa, ok? Mañana estaré bien…- Me miró en silencio con un dejo de preocupación en los ojos. Odiaba saberme el culpable de que su sonrisa desapareciera de su rostro. -¿No deberías estar ya en casa? Hace buen rato que te habías ido…- Me sentí aliviado. Ahí estaba nuevamente ese simple y cotidiano gesto decorando su rostro.

-Ah, sí, bueno… es que yo… no quería volver a casa temprano…- Admitió agachando la mirada.

-¿Y era más divertido quedarte por aquí hasta estas horas?- Sacó su Nintendo DS del bolsillo de su chaqueta como si eso fuera lo más obvio del planeta.

-Tenía buenas razones para quererme quedar un rato más…- Se encogió de hombros guardando nuevamente el pequeño aparato. Y por sobre todas sus sonrisas, esa era mi favorita: llena de ternura y timidez.

-Bueno… supongo que nos vemos mañana…- Por desgracia, nunca podía disfrutar por mucho rato de esas sonrisas, porque me provocaba tantas cosas, que perdía control de mí mismo y prefería salir corriendo antes que dejarme llevar por lo que decía a gritos mi corazón.

-Uepi…-

-¿Mmm?…- Probablemente vio mi cara de “no tengo ganas de ir a jugar a las arcadias contigo” y por eso sólo negó ampliando su sonrisa.

-¡Buenas noches, Uepi!…- Agité mi mano en el aire antes de salir.

.

(Click para seguir leyendo)

Telaraña (kamePi)

Título: Telaraña

Autor: Lilith

Pairing: Kamenashi Kazuya & Yamashita Tomohisa + OC

Fandom: Johnny’s Jimusho

Tipo: One-shot

Género: Shonen-Ai  / Angs / Romance / Escolar / AU / Todo público

09/06/14

To: Ai-chan, que es una de las dos culpables de que yo le haya tomado tanto gusto al KamePi aunque eso signifique separar al AKame TwTo Otanjoubi Omedetou, pekeña! Espero que podamos seguir acumulando recuerdos Johnnysticos juntas por muchos años más! ^^ I luv u ❤ 

.

.

Todo sucedió de un modo tan lento que apenas si fui consciente de lo que pasaba hasta que había sido demasiado tarde.

.

Tomo y yo nunca habíamos sido los mejores amigos. Para ser sinceros, nos odiábamos mutuamente. ¿Cuándo había iniciado esa situación? La verdad ni siquiera lo recordaba. Pero para cuando entré al instituto, ya era un hecho que no nos soportábamos y que si terminábamos coincidiendo en algún lugar, seguramente discutiríamos o incluso nos agrediríamos, con suerte solo nos miraríamos mal y nos ignoraríamos; todos lo sabían y todos preferían no estar cerca cuando esas cosas ocurrían… cosa que, para mi pesar, sucedía cada vez más a menudo ahora que estábamos nuevamente en la misma escuela. Adiós nuevamente a mis pacíficos días de instituto. Al menos hasta que él se graduara y yo pudiera recuperar mi tranquila vida de estudiante.

-Deberías simplemente ignorarlo, Kame-chan…- Era lo que Ueda siempre decía y yo sabía que tenía razón, pero simplemente no podía. Una vez que lo tenía frente a mí y que me miraba de ese modo que tanto me molestaba, ya no podía pensar, simplemente se me calentaba la sangre y quería golpearlo, hacer desaparecer esa cara suya que tanto me sacaba de quicio. -…no me gusta verte con esa expresión molesta en tu carita.- Fue inevitable que una sonrisita se me dibujará en los labios cuando me tocó la punta de la nariz con su dedo de ese modo tan dulce que solo él tenía.

-Tat-chan…- Y cómo a menudo pasaba, sus tiernas caricias y sus suaves labios sobre los míos, eran lo único que podía hacerme dejar de pensar en Tomo y su cara de palo arrogante. Ueda siempre había tenido ese extraño poder sobre mí. Solo él era capaz de hacerme olvidar todos mis problemas y preocupaciones.

.
.

Nos habíamos conocido en una librería durante mi viaje escolar a Yokohama al final de mi primer año de secundaria. Ese día también había peleado con Tomo, ni siquiera recuerdo por qué, sólo recuerdo que por segunda vez nos habíamos agarrado a golpes en un parque cercano a la casa de huéspedes donde estábamos; molesto por haber sido derribado nuevamente frente a todos, me había ido a caminar en un vano esfuerzo por tranquilizarme antes de poder volver.

-¿Estás bien?…- Me habían extendido un bonito y caro pañuelo de seda de color azul marino con ribetes plateados. Levanté la mirada dispuesto a desquitar un poco de mi frustración con el niño de papi que se atrevía a sentir lastima por mí… pero las palabras se quedaron atoradas en mi garganta cuando miré esa brillante sonrisa dedicada únicamente para mí.

 

Plan B (RyoDa)

Título: Plan B
Autor: Lilith
Pairing: Ueda Tatsuya & Nishikido Ryo + OC
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8
notita-1~Wherever you are – ONE OK ROCK~
Tipo: Fic x Cap (4/4 Terminado)
Género: Shonen-Ai / Angs / Romance / Escolar / AU /
17/05/14
N/A: Sería como genial si escucharan la canción que inspiro el fic en el capítulo 4 cuando Ryo se sube al escenario en el Festival Escolar ^^b Si quieren leer la traducción, sólo deben dar click al título de la canción ^^b
To: Todas las fans que odian el RyoDa porque dicen que Ryo siempre es un bruto con Ueda y que su relación sólo es sexo DoSM. En especial a Tawsuna-sensei que dice que por eso no le gusta y prefiere el MaruDa XD

.

PARTE 1: La Princesa que no quería ser rescatada.

.

-Hola!…- Como de un metro setenta, piel blanca, cabello lacio y negro recogido a un estilo muy rock star. Un chico bastante “bonito” para ser precisamente un chico. Se detuvo y se sacó los audífonos de un lado. -Soy Nishikido Ryo del departamento de Artes Interpretativas…- Rostro inexpresivo, ropa cara y un poco gótica. Sus grandes ojos oscuros me miraron con tanta frialdad que por un momento quise darme la vuelta y volver a donde estaban mis amigos esperando por mí. Una ligera mueca casi imperceptible se dibujó en sus labios rojos por un segundo. ¿Una sonrisa? ¿Estaba molesto? -Sabes?… Siempre he pensado qu…- Y así, sin más, me dejó ahí a medio pasillo hablando solo.

Llegar, presentarme, mantener su atención en mí por lo menos tres minutos de conversación trivial, conseguir su número y lograr que se despida de mí con una sonrisa. Sería pan comido. Al menos eso pensé cuando acepté la estúpida apuesta de Jin.

 

 

 

 

 

(Click para seguir leyendo)

Romeo, Julieta y el… ¿gato? (RyoDa)

 
 .
Título: Romeo, Julieta y el… ¿gato?
Autor: Omocha y Lilith *nuestro primer trabajo juntas, weee!~*
Pairing: Ueda Tatsuya & Nishikido Ryo
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Yaoi / Lemon / Angs / Romance / Comedia / AU
04/10/13
To: Ueda Tatsuya por existir y llenar nuestra vida de tantas cosas hermosas… empezando por nuestra amistad~ Otanjoubi omedetou Uepi!~
N/A: Jajaja se suponía que ibamos a escribir un shot corto jajajaja pero ya ven yo y mis biblias XD Es largo, pero espero que le den una oportunidad ^^b
 .

 .

 

Guardé la libreta en mi mochila. No había dormido muy bien la noche anterior y las cervicales me estaban matando… Tal vez venir había sido un error, podía haberle puesto una excusa al profesor y librarme del viaje, pero era el delgado de la clase, “tenía que dar un buen ejemplo”, o eso me habían dicho a mí mismo por lo menos unas cien veces en un intento desesperado por auto convencerme de que esto era lo mejor para mí.

 .
Suspiré mirando por la ventana con desenfado mientras escuchaba música en mi reproductor, nada era mejor que escuchar a Gackt cuando me sentía de este modo. El paisaje había cambiado de lo urbano que habíamos dejado atrás antes de subir al transbordador, a lo rústico de nuestro destino en medio del océano. No me desagradaba del todo, había crecido en un ambiente similar hasta que nos trasladamos a Tokio cuando todavía era un niño… pero de todos modos me resultaba extraño verme rodeado de naturaleza y no de los imponentes rascacielos de la ciudad donde vivía ahora.
 .
Algo bueno dentro de todo lo malo es que iba a estar rodeado de gatos. Una sonrisa tonta apareció en mi rostro cuando me lo imaginé… cientos de gatos peludos y mimosos y muy pocas personas en esa pequeña y olvidada isla en medio de la nada. Tashirojima se podía volver mi lugar ideal en todo Japón. El autocar frenó y la profesora dio algunas indicaciones (bastantes obvias) sobre cómo nos debíamos de comportar en el hotel y en la isla en general… Después de todo, este no era nuestro primer viaje de excursión como alumnos del Aoyama Gakuin, ya sabíamos que debíamos mantener cierto perfil ante la sociedad por el bien del prestigio de la Institución, o al menos eso era lo que a menudo nos recordaban la directora y los profesores.
 .
Esperé a que todos mis compañeros bajaran antes de poder hacerlo yo, no porque fuera mucha mi amabilidad, sino porque nadie esperaba que fuera de otra forma, ninguno de ellos me dejó paso para que lo hiciera antes ni me dirigió una sola mirada mientras pasaban por mi lado, ¿para qué? Nunca habíamos congeniado bien, me recordaban demasiado a mi familia, todos interpretando un papel de perfección sólo por aparentar y quedar bien frente a los demás cuando la realidad distaba tanto de la fantasía. No, ya tenía demasiado de esa farsa en mi casa como para encima tener que representar algo que no era también fuera de ese lugar. Era mejor ignorarlos y pasar el resto de mi vida escolar en un entorno menos estresante que el de mi casa.
 .
Apenas entramos al Ryokan donde nos hospedaríamos, los dueños nos dieron la bienvenida. Como supuse, la mayoría de las personas que vivían ahí eran adultos mayores. La profesora repartió las llaves. Dejé mi maleta en la que sería mi habitación, grande, tradicional y… solitaria, justo lo que necesitaba. No me extrañó ser el único sin un compañero de habitación, tampoco fue algo que me hiciera sentir mal, ya lo suponía… y casi rogaba por ello cuando salimos de la escuela esa mañana.
-Podría ser peor…- Me dije a mí mismo en voz alta mientras guardaba algunas de mis cosas en los cajones y me preparaba para salir sin perder tiempo; ya que había venido, disfrutaría lo máximo posible mi estadía en la Isla de los Gatos.
.
 photo RyoDaFic2_zps0a28666b.jpg
(Click para seguir leyendo)

Just One More Kiss (JinDa)

 
 .
Título: Just One More Kiss
Autor: Lilith 
Pairing: Akanishi Jin & Ueda Tatsuya 
Fandom: KAT-TUN
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai  / Angs / Romance / AU
04/07/13
N/A: Pues escribí este shot por el cumple de JinJin para un concurso del fanclub de México XD Espero que les guste, es muy cursi~
 .
 .
 ¿Hacía cuánto que nos conocíamos?
La verdad es que ya ni siquiera lo recuerdo… prácticamente lo conozco desde que estábamos en el jardín de infancia. Toda la vida habíamos estado juntos. Él es lo único que viene a mi mente si hablamos de recuerdos. Siempre había estado ahí… a mi lado.
 .
Podríamos decir que siempre fuimos mejores amigos. Antes de que supiéramos incluso lo que esa palabra significaba, nosotros sabíamos que siempre estaríamos juntos. No había nada que no supiera de él y no había nada que no supiera de mí. Así era nuestra vida juntos. Riendo… llorando… peleando… descubriendo… aprendiendo… simplemente, siendo nosotros mismos…
 .
El tiempo no hacía sino unirnos más y más. Y con el paso de los años, lo único que cambió entre él y yo, fue nuestra apariencia. Por dentro, seguíamos siendo los mismos niños que se conocieron jugando con la arena en el parque del vecindario, hacía más de quince años.
Pero la vida no siempre suele ser color de rosa… al menos eso fue lo que aprendí aquel día…
.
 photo Justonemorekiss2_zps25b5fc06.jpg
(Click para seguir leyendo)

Noche Eterna (OkeDa/RyoDa)

.
Título: Noche eterna
Saga: REQUIEM
Autor: Lilith 
Pairing: Ueda Tatsuya & Okura Tadayoshi / Nishikido Ryo & Akanishi Jin
Fandom: KAT-TUN & Kanjani8 / JE’s
Tipo: One-shot
Género: Yaoi / Lemon / Violacion / Angustia / Vampiros / Shonen-Ai
N/A: Este shot se desarrolla después del fic “Entre mis brazos”
 .
 .
 .
“REQUIEM”
El canto para el descanso de las almas…
O al menos eso era lo que yo sabía…
Toda una vida de disfrutar de los cantos fúnebres compuestos por los grandes maestros de la música mientras bebía una copa de vino tinto contemplando la frialdad del exterior a través de la ventana estando al resguardo del mundo en la comodidad de mi ignorancia sentado en un sillón… toda una vida de vivir creyendo ciegamente una mentira…
Porque ahora sé… que el Réquiem no es sino el vals de la condenación que todos y cada uno de nosotros bailamos cada noche durante esta maldita Danza Macabra que llamamos vida… nuestra eterna no-vida…
 .
 .
Todo había comenzado aquella noche que terminé dormido entre sus brazos. Después de conocerlo, mi vida dejó de ser esa rutina aburrida dictaminada por las marionetas que bailaban a mi alrededor haciendo de ella un burdo espectáculo carente de encanto.
 .
Había sido mi primera vez. Había dejado de ser virgen a los 21 años… y contrario a lo que había pensado y deseado durante toda mi vida… aquella noche inolvidable había sido con un perfecto desconocido… y es que además de su nombre y de sus besos, yo no conocía nada de él. ¡Pero qué más daba! Había sido la mejor experiencia de mi vida y no me arrepentía de absolutamente nada. Y sí… Tal cual están pensando, fue otro chico quien volteó mi mundo de cabeza: Okura… Tadayoshi Okura… Aunque ni siquiera estaba seguro de que ese haya sido realmente su nombre porque… efectivamente, cuando desperté esa mañana, él ya se había ido… dejando tan sólo una nota sobre la almohada diciendo que volvería esa noche. ¡Ja! Sería bonito creer que así será, pero mi corazón hace mucho que dejó de hacerse ilusiones con respecto al amor a primera vista, así que estoy perfectamente consciente de que mi primera vez no fue sino una aventura de una noche en brazos del chico más guapo que había conocido en mis 21 años de vida. Nada más ni nada menos que eso. Y estaba bien con ello porque por primera vez en mucho tiempo, había sido realmente feliz… Libre.
 .
Eran alrededor de las dos de la tarde cuando me decidí a salir de la cama para tomar un baño y desayunar. ¡Dios! Me dolía cada célula de mi cuerpo como si hubiera corrido cien kilómetros y a pesar de que había dormido mucho más de lo que acostumbraba, seguía sintiéndome cansado y quería volver a la cama. Y así lo hice, porque cuando menos pensé me había quedado dormido en el sillón mientras veía la televisión, así que como pude, mejor me arrastré a mi cuarto y me volví a meter debajo de las cobijas. ¿Tan agotador era el sexo? No entendía como había personas que querían o podían hacerlo hasta tres veces al día… ¿Eran humanos?
 .
Ni siquiera me extrañó haber estado soñando con él. Ya me lo esperaba, después de todo lo que había pasado la noche anterior, no era para menos que hubiera dejado una fuerte impresión en mí.
 .
Lo que si no esperaba en absoluto, fue que me despertara el timbre y mucho menos verlo ahí afuera cuando abrí la puerta aún adormilado. Apenas alcanzaba a asimilar el hecho de que efectivamente era él quien estaba de pie frente a mí con esa hermosa sonrisa y no un espejismo producto de mi imaginación, cuando se lanzó sobre mí y comenzó a besarme. Pero no. No eran besos cargados de deseo sino besos tiernos un tanto plagados de desesperación… Como si hubiera pasado toda una vida desde la última vez que nos vimos.
-Okura-san?…- Me descolocó un poco su comportamiento y pese a que no me molestaba que estuviera abrazándome de ese modo, me preocupaba un poco el por qué lo hacía.
-Okura está bien… No es necesario que seas tan formal, Tatsuya…- Susurró en mi oído sin separarse de mi cuerpo. No podía resistirme a su forma tan apasionada y tierna de ser. Correspondí aquel abrazo como si fuera lo más natural del mundo. Estando entre sus brazos me sentía tan amado y protegido que no quería estar en un lugar que no fuera ese. -Te extrañé tanto…- Mis mejillas se tiñeron ligeramente de rubor.
-De verdad?… Pero si nos vimos hace unas horas…- No es que fuera un maldito desconfiado sin corazón, pero ya habían jugado tanto conmigo en su afán por poseer mi cuerpo, que me costaba creer que en verdad existía alguien capaz de amarme por quién era y no por cómo me veía o por la familia que tenía.
-Sí… No pude dejar de pensar en ti. Incluso mientras dormía estabas a mi lado… Así que al despertar temí que hubieras sido tan sólo mi más hermoso sueño y no pude evitar venir corriendo en cuanto cayó la noche y me vi libre de mis ataduras…-
-Okura…- ¿Bromeaba? ¿Cómo rayos podía ser que se sintiera justo como yo? -También me sentía así…- Me escondí contra su pecho. -La verdad no creí que volvería a verte…- Confesé sintiéndome un idiota. Me separó de su cuerpo lo suficiente para mirarme a los ojos. Llevó sus manos de mis hombros a mis mejillas.
-Niño tonto…- Un beso desbordado de dulzura. -¿Tan mal te traté anoche como para que pensarás que habías sido sólo una aventura de una noche?- Agaché la mirada. Me sentía tan desnudo y vulnerable cuando me miraba así a los ojos.
-¡No!- Negué desesperado. -Es sólo que…- Me calló con otro beso.
-No digas más… No traigas a tu mente recuerdos dolorosos… No mientras estés conmigo, ¿sí?- Susurró contra mis labios antes de continuar con sus besos.
.
Imagen
(Click para seguir leyendo)